Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. A las 10.00 horas, puntual a la cita, vestido con traje claro, gafas manoletinas y zapatos bicolor, un Manolete redivivo, encarnado por el actor Emilio J. Cervelló, comenzaba a desgranar desde la escalera del chalet blanco que el torero cordobés compró para su madre doña Angustias, un monólogo sobre su vida y su relación con el toreo y con su ciudad. Así comenzaba este lunes la actividad ‘Paseando con Manolete’, organizada por la delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba dentro de los actos del centeneario del nacimiento del toreo ‘Manolete. 100 años vivo’.

En su inicio, el teniente de alcalde de Cultura y Patrimonio, David Luque, ha indicado que “surge con la intencion de mostrar un Manolete distinto y, sobre todo, de que hubiera un público distinto que no conociera su figura”. Este formato de visitas guiadas por un actor por los lugares de Manolete en la ciudad “pareció una buena idea” y ha tenido “muy buen retorno”, ha añadido.

En este sentido, Fernando González Viñas, autor del guión del paseo con Manolete, ha confirmado que “quedan pocas localidades” para incribirse gratuitamente a los paseos. “Como Manolete siempre arrancaba público, hoy está el cartel de no hay billetes y para mañana creo queda alguna”.

La ruta, que comienza en el chalet de Manolete, edificio singular en el habitó José Ortega Munilla, padre del filófoso José Ortega Gasset, prosigue hacia Ronda de los Tejares, al lugar donde se encontraba la antigua plaza de toros de Córdoba; incluye la exposición ‘Manolete dentro’, en el Bulevar; la Iglesia de San Miguel, en la que el torero fue bautizado; el Cristo de los Faroles; el monumento dedicado a Manolete junto a la Iglesia de Santa Marina, y concluye en la Plaza de la Lagunilla.

González Viñas ha explicado que “se ha intentado acercarse al Manolete de los sentimientos, lo que podrían haber sido sus sentimientos -porque evidentemente es un guión- durante su vida taurina y en Córdoba; y a esa relación no solo con su familia, sino también con el público y con la sociedad del momento”.

Muestra, según ha agregado, “el personaje icono de los 40 que fue Manolote. La pasión en la ciudad por él, pero también distanciamiento. Manolete cuenta que llegó a la estación y no fue a nadie a esperarlo. Y él dijo: bueno, yo habría hecho lo mismo”.

Por tanto, se conocerá “ese Manolete que aquí en Córdoba era una persona discreta y humilde, pero que una vez que salía de aquí le pedían autógrafos”.
Y sobre todo, como subraya González Viñas, “es un Manolete vivo que está contando en presente, y que de alguna manera termina en la Lagunilla diciendo: “Os tengo que dejar porque me espera Camará, que nos vamos para Linares”.

La actividad, con inscripción gratuita y plazas limitadas (30 por paseo aproximadamente), ofrece el lunes 3 y el martes 4 de julio, fecha ésta última del centenario del nacimiento de Manolete, la posibilidad de realizar un singular recorrido por los lugares en los que el torero vivió o que tuvieron para él un especial significado en su ciudad. Los pases, cuyas plazas estás prácticamente agotadas, se realizan a las 10.00 y a las 22.00 horas. Para solicitar información es preciso dirigirse a la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, ubicada en el Palacio de Orive (http://cultura.cordoba.es/es/1/cultura).