Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. El Gran Teatro de Córdoba acoge este lunes una interesante velada musical que tiene como protagonista a Dhafer Youssef, cantante, compositor e intérprete de oud (laúd árabe) reconocido internacionalmente por una brillante carrera artística que trasciende géneros y ha alcanzado la cima de la genialidad. El artista tunecino está considerado un líder del movimiento que fusiona música oriental y occidental. El concierto se ha programado con la colaboración de Casa Árabe, institución que continúa así en su línea de apoyo al Festival de la Guitarra emprendida hace años.

Nacido en una familia modesta, el dominio de las interpretaciones vocales es para Youssef una herencia y una tradición familiar. A una edad temprana su abuelo lo inicia en los recitales “qranic” y poco a poco va descubriendo el potencial y las resonancias producidas por su voz, a la vez que su vocación. Años más tarde, en el centro juvenil de su pueblo comienza el estudio del oud, y descubre también el bajo eléctrico. La ambición de completar su formación musical lo lleva tiempo después a Viena, donde la multiculturalidad y los encuentros con otros músicos le abren un nuevo mundo de posibilidades. Tanto es así que, tras comenzar sus estudios en musicología, se da cuenta de que ya no le interesa el mundo académico. Seducido por el jazz y otros géneros musicales, el joven artista participa en numerosas jam sessions y funda Zeryab, su primera banda, con el percusionista austriaco Gerhard Reiter. En 1996, sus múltiples descubrimientos y experiencias en Viena dan como fruto su primer álbum, Musafir, al que años más tarde, seguirían seis álbumes de estudio más y cientos de actuaciones por todo el mundo.

A lo largo de la carrera artística del músico tunecino se percibe cómo las estructuras melódicas del jazz europeo encuentran una trayectoria mediterránea con un sello particular, lo que marca el comienzo de una auténtica identidad musical impregnada por sus orígenes, pero sin caer en el orientalismo típico. Destaca asímismo su interés por la música electrónica y una simbiosis entre el oud y los sonidos eléctricos cada vez más orgánica y, por otra parte, sus actuaciones con orquestas clásicas de la talla de la Sinfónica de Londres y, siempre, su pasión por el jazz, patente en su último disco. Diwan Of Beauty and Odd (2016), se grabó en la ciudad de los rascacielos con los mejores músicos que la escena del jazz de Nueva York puede ofrecer. Alguno de ellos, caso del pianista Aaron Parks, lo acompaña en su concierto en Córdoba, en una formación que se completa con Matt Brewer (bajo) y Ferenc Nemeth (batería), y con la que ofrecerá un viaje musical fascinante que reúne influencias orientales con el groove urbano de Nueva York.