Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. El Festival Somossubmarinos presenta en su segunda y última jornada las actuaciones de Second y Niños Mutantes, dos indiscutibles referentes de la música indie rock española que cierran este homenaje musical que la 37 edición del Festival de la Guitarra rinde a la banda Supersubmarina.

Para estrenar la noche, a partir de las 21:30 horas, subirá al escenario del Teatro de la Axerquía el primero de estos grupos: originario de Murcia y nacido en 1997, Second resulta ganador en aquellos primeros años de diversos concursos locales, lo que les permite grabar su primer trabajo, Private Life, en 2000. Con cerca de una decena de discos, se trata de una banda hecha por y para el directo, que ha presentado sus canciones por numerosas salas y festivales españoles, además de realizar una gira por las más importantes ciudades del Reino Unido. El boca a boca ha hecho que su música se conozca por un número creciente de seguidores que han ido ganando a pulso en cada uno de sus enérgicos y emocionantes directos.

La trayectoria del grupo siempre ha estado respaldada por una buena acogida del público, que acompaña con entusiasmo cada una de las entregas que Second saca al mercado. En su concierto de Córdoba, el grupo presenta su último trabajo, Viaje iniciático, con el que sorprenden y avanzan en su carrera creativa con un afán de superación que parece no tocar techo. El disco incluye once cortes en los que las guitarras afiladas alcanzan protagonismo, compartido con líneas de bajo siempre inesperadas y baterías nada conformistas. El resultado, un viaje en el que las canciones van llevando al oyente a lugares insospechados en su comienzo. En la actualidad, Second son Sean Frutos (voz), Jorque Guirao (guitarra y voces), Fran Guirao (batería y sampler), Nando Robles (bajo) y Javi Lorenzo (guitarra, teclado y voces).

Le toca el turno a continuación a los Niños Mutantes, grupo que presentará su última creación, Diez, el décimo álbum de la banda de Granada. Considerado como el más mutante de sus trabajos, se trata de un disco rotundo, salvaje y poético que narra un viaje

hacia la libertad. Diez nace de un subidón, el que supuso para el grupo su mítico concierto en abril de 2016 en la sala La Riviera. Cumplían veinte años en la música, tenían el reconocimiento del público y de la crítica, tocaban en sus escenarios preferidos y habían recibido un regalo único, el que supone disfrutar de sus canciones versionadas por sus amigos. Los interminables aplausos del público los llevaron al cielo y… a un pequeño infierno también. “Somos como un matrimonio de veinte años -dice Andrés López, guitarra- a veces nos callamos y otras hay que gritar”. Las mieles del éxito trajeron también desacuerdos y discusiones pero, el matrimonio siguió adelante y el resultado ha sido Diez, que Andrés describe como “un gran polvo de reconciliación”.

El disco , según la crítica es rotundo en la contundencia de las letras y la voz sólida de Juan Alberto Martínez -guitarra también-, es salvaje por la potencia que descargan la batería de Nani Castañeda, el bajo de Miguel Haro, la guitarra y los teclados de Andrés. Y también es poético, por la introspección que sobrepasa los límites hasta la identificación del otro. “Es una vuelta -afirma Juan Alberto- a cuestiones más personales y más íntimas”.