Javier Collado

Dobuss

CBN.  Rafa Nadal, a diferencia de otros grandes deportistas que cambian su residencia  y domicilio fiscal para reducir el pago de impuesto, subraya que mantiene su residencia en España y paga sus impuestos en nuestro país.

En un momento como el actual, en el que es frecuente conocer constantes evasiones de impuestos de futbolistas y otros deportistas de alta competición, son importantes testimonios como los del tenista balear, comprometido con sus obligaciones fiscales como ciudadano español.

Rafa Nadal opinaba hace unas fechas en un foro empresarial que económicamente le habría ido mejor si se hubiera ido a vivir a algún país con un régimen fiscal más favorable, como han hecho otros deportistas, pero que no ha querido porque es feliz así. «En Suiza no tengo familia ni amigos. Lo mejor que tiene el dinero es la tranquilidad, que no te va a faltar lo que necesitas ni a ti ni a tu familia. Hace muchos años que tengo esto solucionado y no me importa porque no sé si voy a hacer algo con más dinero», indicó.

El tenista mallorquín desveló que si hubiera vivido cuatro o cinco años en un país con una fiscalidad más reducida habría ganado «el doble de dinero» pero que residiendo en España ha ganado «el doble de felicidad» y que le compensaba. «Felicidad es la salud y no hablo de lesiones sino de la personal y la de la gente que quieres. Felicidad es tener cerca a tu familia, amigos, sentirse querido y querer tener tiempo para poder disfrutar de esas cosas», señaló, a la vez que afirmó que no se puede sentir «ni más querido ni más apreciado que en este país».