José Ignacio Ávila / Fuente: Javier Albizu (Efe)

Javier Collado

Dobuss

CBN. El español José Ángel Ávila, miembro del equipo que ha desarrollado la señal de radio del sistema de navegación satélite Galileo, fue premiado hoy como Inventor Europeo del Año en la categoría de «Investigación» en la 12 edición de estos galardones que concede la Oficina Europea de Patentes.

José A. Ávila, nacido en Madrid en 1979, es ingeniero de la Agencia Espacial Europea (ESA) junto con el belga Lionel Ries, y ha formado equipo con los franceses Laurent Lestarquit y Jean-Luc Issler, del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) de Francia, y con Günter Heinde, de la Universidad de Múnich (Alemania).

Se impusieron en su categoría a la francesa Sylviane Muller, que ha desarrollado un tratamiento para aliviar los dolores y frenar el progreso de la enfermedad de lupus eritematoso sistémico, y a los italianos Giuseppe Remuzzi, Carlamaria Zoja y Ariela Benigni, que competían con un nuevo tratamiento contra la enfermedad renal crónica.

El Premio Inventor Europeo, cuya XII edición se ha celebrado este año, es organizado anualmente por la OEP para distinguir extraordinarios inventores de Europa y del resto del mundo que hayan hecho una contribución excepcional al desarrollo social, al progreso tecnológico y al crecimiento económico elegidos por un jurado internacional e independiente.

«Los métodos de señalización desarrollados hoy por este equipo íntegramente europeo se sitúan entre las tecnologías de vanguardia y colocan a Galileo en un lugar privilegiado en relación a otros sistemas de navegación por satélite, proporcionando la base para el avance tecnológico y el crecimiento económico de Europa», ha declarado el presidente de la OEP, Benoît Battistelli.

Desarrollado por la Agencia Espacial Europea bajo los auspicios de la Unión Europea, Galileo es un sistema de navegación independiente, de carácter civil, que tiene por finalidad el garantizar la autonomía Europea en un campo cada vez más relevante.

En conjunto, se calcula que Galileo alcanzará un impacto económico neto de 90.000 millones de euros en los próximos 20 años.

«La ambición de Galileo es convertirse en el sistema de navegación más preciso y fiable del mundo, consiguiendo incluso una precisión de cuestión de centímetros», declara Ávila Rodríguez. «Para lograr todo eso, tuvimos que crear una señal superior que nadie hubiese creído posible», añade Lestarquit.