Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción. Jameus, un niño de 2 años de Estados Unidos, nació con una enfermedad llamada Hirschsprung, una rara afección que afecta a los intestinos. Un día el pequeño acompañó a su madre a hacer la compra, cuando una mujer que se encontraba en el supermercado catalogó a Jameus de repulsivo.

Dallas Lynn, la madre del niño, explica que él levantó los brazos porque quería que le cogieran y fue entonces cuando las bolsas que lleva incorporadas en el estómago quedaron expuestas. «Normalmente lleva otra capa que le tapa las bolsas debajo de la camiseta, pero ese día no la llevaba porque le vestí rápidamente para ir a la compra», dice Dallas.

«Había una mujer detrás mi que vio las bolsas de mi hijo y dijo con voz fuerte: ¿Por qué has dejado que le hagan algo así a tu hijo?», asegura la madre. Dallas le dio una breve explicación a la mujer de la enfermedad que padece el pequeño, pero lejos de entender la situación arremetió contra el pequeño.

«Ella dijo: Lo siento pero me parece que su hijo es muy repulsivo, entonces me pidió que le bajase la camiseta. En esos momentos sólo quería gritar y discutir con esa mujer, pero por el contrario, le dije que tuviese una buena noche y me cambié de fila», explica Dallas.

Tras lo ocurrido se sintió mal por su pequeño que decidió compartir en las redes una imagen de su hijo para demostrar que no tiene nada de repulsivo. «Las bolsas que ayudan a vaciar el intestino parece que son un tema tabú, pero es un aspecto que afecta a muchas personas, en concreto 500.000 estadounidenses tienen que llevar una. La enfermedad de mi hijo puede ser poco frecuente, pero sus estomas no lo son», dijo Lynn.

«Si pudiese elegir no hubiese escogido esto para mi hijo, pero estar así era su única oportunidad en la vida. Cuando tenía dos semanas, el colón se le rompió, tenía una infección potencialmente mortal que casi acaba con su vida. Su estoma le salvó. Esto es una oportunidad que le ha brindado la vida. Por eso, trataré de enseñarle a que tenga una imagen corporal positiva de sí mismo. Será mi trabajo enseñarle a que se ame a él y a sus bolsas», añade.

La publicación en la que le madre expone el desagradable episodio se ha compartido más de 26.000 veces. También, algunos padres han respondido publicando imágenes de sus bebés, que al igual que Jameus tienen que llevar bolsa. Además, esta historia ha ayudado a Dallas a recaudar dinero para que Jameus continúe con el tratamiento.