Payasos de Hospital. / FOTO: Agencia EFE.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Payasos de Hospital. / FOTO: Agencia EFE.
Payasos de Hospital. / FOTO: Agencia EFE.

Redacción. Estos payasos nunca preguntan «cómo están ustedes» ni su objetivo es arrancar sonrisas, pero cuando entran en la habitación de un niño hospitalizado puede pasar cualquier cosa, incluso que el entorno se transforme gracias a la música o las pompas de jabón y que el pequeño se olvide del dolor.

Son los payasos de hospital, una profesión creada en 1986 en Nueva York (EEUU) y que en España tiene entre sus pioneros a PayaSOSpital, una asociación sin ánimo de lucro valenciana que acaba de cumplir 18 años de actividad y es ya una referencia al haber formado a grupos de otras comunidades, como en Cataluña y Castilla y León. Su fundador y director es Sergio Claramunt, quien con 24 años de profesión a sus espaldas explica que es el payaso de hospital español con más experiencia y que dio sus primeros pasos en este oficio en Francia -donde completó sus estudios teatrales- de la mano de ‘Le Rire Médecin’ (La risa médica).

La misión del payaso de hospital, señala, es intentar desdramatizar el entorno hospitalario del niño o adolescente ingresado, que se olvide de que está enfermo, de que está en un hospital, de que tiene dolor y vea que a pesar de todo puede seguir siendo un niño, jugar y reírse.

En estrecha colaboración con los equipos sanitarios de los hospitales, y con premisas como tener que implicarse, pero no sobreimplicarse, estos payasos desarrollan una labor que consigue que bajen las quejas de las familias, se reduzca el número de analgésicos o se acelere la recuperación de un niño tras una operación.