Cámara Leica.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Cámara Leica.
Cámara Leica.

Redacción. Su ligereza y tamaño (400 gramos) así como su precio asequible convirtió a la Leica en una cámara de fotos que no sólo revolucionó el mundo de la fotografía profesional, sino que democratizó y llevó este arte a todo el mundo, como lo ha hecho el teléfono móvil con el que retratamos nuestro día a día.

A través de 400 fotografías tomadas por mitos como Cartier-Bresson, F.C. Gundlach, Fred Herzog, Elisabeth Hase o Robert Capa, la exposición ‘Con los ojos bien abiertos. Cien años de fotografía Leica’ que acoge desde este miércoles y hasta el 10 de septiembre la Fundación Telefónica muestra ese cambio de paradigma que supuso el pasar de pesadas y grandes cámaras a la pequeña Leica.

Un cambio de lenguaje visual al que se acogieron fotoperiodistas tras su lanzamiento al mercado en 1925 por Ernst Leitz, pero al que se sumaron años después mujeres, hombre y niños que vieron en este pequeño dispositivo una manera de adentrarse en ese mundo que consistía en detener el tiempo.

La muestra, que está incluida dentro de la programación de PhotoEspaña 2017, también destaca el trabajo de fotógrafos españoles como Alberto García-Alix, Ramón Masats o Juan Colom, grandes maestros de Leica, como ha destacado el comisario; y trae a España por primera vez material documental conservado por el Archivo Leica.

Además, de forma paralela, la Fundación Telefónica llevará a cabo otras actividades como un concurso sobre fotografía callejera en la red social Instagram, un coloquio con los fotógrafos Paolo Nozolino y Alberto García-Alix y un programa de talleres para niños, adolescentes y adultos, además de las visitas guiadas.