Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Mujeres en Bañador
Imagen de la campaña

CBN. Las presentadoras del programa Loose Women, con una trayectoria de casi dos décadas de programación en el Reino Unido han decidido rebelarse contra la dictadura de los cuerpos perfectos con una sesión de fotos efectuada por el músico canadiense Bryan Adams.

You can look, but can’t retouch (“Se mira pero no se retoca”) es uno de los lemas de la campaña en redes sociales.

La decisión de tomarse estas fotografías tiene el objetivo de que las mujeres recuperen la defensa de su propia fisionomía sin estar condicionadas por los cánones de belleza de los medios y anunciantes.

Las fotografías se han realizado  en traje de baño sin filtros ni retoques.

Las edades de las presentadoras van desde los 27 hasta los 70 años

Janet Street-Porter (70), Naida Sawalha (52), Linda Robson (59), Katie Price (38), Collen Nolan (52) o Stacey Soloman (27), son algunas de las mujeres que han posado para la cámara en esta campaña de concienciación con el #MyBodyMyStory.

Durante toda la semana en el programa ITV One, cada una de ellas irán contando sus historias personales para demostrar que incluso las estrellas de la tele tienen complejos, sin embargo, siendo el verdadero objetivo  animar a mujeres de todas las edades a recuperar la autoestima y deshacerse de la tiranía de los cuerpos de anuncio.

La más joven de las presentadoras, también es cantante, Stacey Soloman, reconoce que aunque todavía no cumple los 30, ya hay “partes” de su cuerpo que no le gustan.

Soloman dice que los famosos se escudan en el retoque por lo que no debemos compararnos “con ideales poco realistas”.

Una de las presentadoras de 52, Coleen Nolan, comenta haber vivido una batalla constante contra su cuerpo desde niña, pero asegura que ahora se ha dado cuenta que “la vida es demasiado corta para perderla en dietas yo-yo”.

Por su pate el fotógrafo, Bryan Adam comenta sobre sus fotos en blanco y negro: “querían algo natural, sin retoques, querían que fuese real y pensé: ‘¡De acuerdo, eso suena francamente bien!’”