Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Giovanna Mallucci
Giovanna Mallucci

CBN. Un equipo de científicos británicos han identificado dos fármacos que podrían prevenir la neurodegeneración, después de las pruebas efectuadas en ratones.

Los fármacos causaron efectos secundarios mínimos en los ratones y uno ya está autorizado para su uso en seres humanos, por lo que está listo para ensayos clínicos.

En 2-3 años se podría saber si este enfoque puede ralentizar la progresión de la enfermedad, lo que sería un primer paso muy importante  en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias

Proteínas defectuosas se acumulan en el cerebro en varias enfermedades neurodegenerativas y son un factor importante en las demencias, como la enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

Los investigadores identificaron dos fármacos que restauraban las tasas de producción de proteínas en los ratones: clorhidrato de trazodona, un antidepresivo con licencia y dibenzoilmetano, un compuesto probado como fármaco contra el cáncer. Ambos fármacos previnieron la aparición de signos de daño en las células cerebrales en la mayoría de los ratones enfermos con priones y restauraron la memoria en los ratones FTD. En ambos modelos de ratón, los fármacos redujeron el encogimiento del cerebro que es una característica de la enfermedad neurodegenerativa.

La profesora Giovanna Mallucci, que dirigió el equipo de la Unidad de Toxicología del Consejo de Investigación Médica (MRC) en Leicester y que ahora tiene su sede en la Universidad de Cambridge, ha sido designada como una de los cinco directores asociados del UK Dementia Research Institute. «Sabemos que la trazodona es segura de usar en humanos, por lo que un ensayo clínico es ahora posible para probar si los efectos protectores de la droga que vemos en las células cerebrales en ratones con neurodegeneración también se logra en las personas en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias Podríamos saber en 2-3 años si este enfoque puede ralentizar la progresión de la enfermedad, lo que sería un primer paso muy esperanzador en el tratamiento de estos trastornos».

«Curiosamente, la trazodona se usa hoy día para tratar los síntomas de los pacientes en etapas posteriores de la demencia, por lo que sabemos que es segura para este grupo. Ahora tenemos que averiguar si la administración del fármaco a los pacientes en una etapa temprana podría ayudar a detener o ralentizar la enfermedad a través de sus efectos en esa dirección «.

El Dr. Rob Buckle, Jefe de Ciencia del MRC, dijo: «Este estudio se basa en el trabajo previo de este equipo y es un gran ejemplo de cómo la investigación puede traducirse rápidamente en la posibilidad de medicamentos reales para tratar  enfermedades».

El Dr. Doug Brown, Director de Investigación y Desarrollo de la Sociedad de Alzheimer, dijo: «Estamos esperanzados por el potencial de estos hallazgos. Demuestran que un enfoque de tratamiento experimentado inicialmente en ratones podría prevenir la muerte de las células cerebrales en algunas formas de demencia. Esta investigación está en una etapa muy temprana y todavía no se ha probado en las personas, pero como uno de los medicamentos ya está disponible como tratamiento para la depresión, el tiempo necesario para llegar del laboratorio a la farmacia podría reducirse drásticamente «.

Reference
Halliday, M et al. Repurposed drugs targeting eIF2α-P-mediated translational repression prevent neurodegeneration in mice. Brain; 20 April 2017; DOI: 10.1093/brain/awx074

Adapted from a press release by the Medical Research Council