Turista bajo un paraguas en Córdoba.- Archivo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Turista bajo un paraguas en Córdoba.
Turista bajo un paraguas en Córdoba.

Redacción. El inicio del Puente de mayo estará pasado por agua debido al probable acercamiento de una pequeña borrasca al suroeste peninsular el viernes 28 de abril y el sábado 29 aunque, con el paso de los días, se producirá una gradual disminución de la inestabilidad que dará paso a una paulatina disminución de la nubosidad, las precipitaciones y a un ascenso de las temperaturas diurnas, según la predicción especial de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

De este modo, la situación atmosférica del 28 y 29 de abril estará determinada por el muy probable acercamiento de una pequeña borrasca al suroeste peninsular por lo que la incertidumbre de estos días está asociada a la posición exacta de la baja, ya que unos escenarios la acercan más que otros.

Como consecuencia, el viernes comenzarán a producirse chubascos y tormentas, posiblemente fuertes, en el suroeste peninsular y que el sábado se extenderán a buena parte de la fachada atlántica y, con menor probabilidad, al resto del área peninsular. Otra consecuencia será el ascenso notable de las temperaturas, excepto las mínimas del viernes, que incluso aún bajarán más, con numerosas heladas en zonas altas de la mitad norte peninsular y en la meseta norte.

Al inicio de mayo, el 1 y 2 de mayo, se espera una gradual disminución de la inestabilidad que implica la desaparición de la nubosidad y de las precipitaciones y una subida de las temperaturas diurnas.