Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Flor de Azahar
Flor de Azahar

CBN. Córdoba da la bienvenida a la primavera con la segunda edición de ‘Córdoba en azahar’, proyecto que busca contribuir a situar a la provincia cordobesa como destino de la cultura de la flor y dentro del cual se organizan talleres y actividades, entre las que destacan la posibilidad de enviar, desde este viernes, una flor de azahar a un familiar o amigo de cualquier parte del mundo.

«Córdoba es una de las ciudades en las que se puede disfrutar con los cinco sentidos»,  siendo esta iniciativa capaz de unir dos ellos, «la vista y el olfato», pues durante la primavera se puede disfrutar de una explosión de color y aromas, comentó la alcaldesa de Córdoba en la presentación de este año.

En este sentido, Ambrosio indicó que gracias al sentido de la vista se puede disfrutar del naranjo y su flor en azahar, «un árbol que tenemos totalmente normalizado», y que es parte del mobiliario «urbano y muy vivo» de la ciudad, mientras que con el olfato se siente el olor del azahar que «nos trae a la memoria sensaciones y emociones».

 El azahar se convierte así  en «embajador» de Córdoba.

Su  primera edición «fue todo un éxito» con el envío de 20.000 sobres a 119 países de los cinco continentes.

 

Cultura de la flor

El evento pretende contribuir a situar Córdoba como destino de cultura de flor, donde por supuesto, se inscriben los Patios, la Semana Santa, las Cruces de Mayo y la ancestral sensibilidad de la población cordobesa a este tema, a la vez que se intentan tender lazos a otros lugares especialmente ligados a esta cultura, como Japón (Kioto), pero también Holanda (Ámsterdam), Bélgica (Bruselas, Gante), Francia (Nantes), Reino Unido (Londres -Chelsea-) o Colombia (Medellín).

El evento de este año cuenta con cuatro ejes como son la posibilidad de enviar una flor de azahar física a un familiar, amigo o conocido, a través de unos 25.000 sobres, durante los días 7, 8, 21, 22, 23, 28, 29 y 30 de abril, en cinco puntos ubicados en distintas zonas de las ciudad, con voluntarios que ayudarán a realizar el envío. Asimismo, existe la posibilidad de participar en el proyecto haciendo uso de nuevas tecnologías, con el envío de una flor de azahar para que el destinatario pueda reproducirla en su dispositivo digital.