Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La Paz
Virgen de Paz y Esperanza

CBN. Una de las Vírgenes más queridas por los cordobeses procesionó ayer  con majestuosidad por las calles de Córdoba

La Paz y Esperanza de Córdoba, precedida por el Cristo de la Humildad y Paciencia realizó este Miércoles Santo su estación de penitencia.

La Pontificia, Venerable e Ilustre Hermandad Franciscana y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Paz y Esperanza, salió un año más de Capuchinos desde la Iglesia Conventual del Santo Ángel.

La Cruz de Guía estuvo en la calle a las 18:15 de la tarde, hora oficial de salida.

La Banda de CC y TT Nuestra Señora del Rosario de Linares, Jaén, acompaño al primer paso, con la imagen Titular obra de Juan Martinez Cerrillo y misterio de Antonio Bernal. El primer paso representa el momento antes de la crucifixión cuando un soldado romano despoja a Jesús de sus vestiduras y un sanedrita le ofrece una pócima para aliviar su dolor. Los dos ladrones, un soldado romano a caballo, un sayón y Simón de Cirene (un autorretrato del autor) completan el paso.

Ntro Padre Jesús Humildad y Paciencia
Ntro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia

La Paz y Esperanza, de Cerrillo, es una bella dolorosa bajo palio que en la tarde de ayer estuvo acompañada por la Banda de Música Nuestra Señora de la Soledad, de Cantillana.

Los nazarenos que acompañaron los pasos lo hicieron vestidos con túnica blanca, cubrerrostro blanco con muceta verde y dorado un cinturón franciscano blanco.

La primera salida procesional la realizó a las ocho de la tarde del Domingo de Ramos 6 de abril de 1941. Acompañaba a la Virgen de la Paz en su paso una talla de San Juan Evangelista, donada a tal efecto por la comunidad de Padres Capuchinos de Antequera, que acompañaría a la Señora hasta el año 1960. En el año 1974 se vendió esta imagen a la hermandad del Buen Suceso que la incorporaría a su misterio.

En el año 1943, la hermandad se ubica definitivamente en el Miércoles Santo, en cuyo itinerario oficial ha ocupado habitualmente el penúltimo lugar, aunque en algunos años como 1967 y 1968 fuera la última en procesionar y en otras como 1954, la primera.