Javier Collado

Dobuss

Cata Montilla-Moriles
Cata Montilla-Moriles / Foto: Patio del Posadero

CBN. La Orquesta de Córdoba será homenajeada por su 25 aniversario en la 34 edición de la Cata del Vino Montilla-Moriles, antesala del Mayo Festivo, y será en forma de copa con las teclas de un piano y la nota musical «DO» por la Denominación de Origen (D.O) que protege los caldos de la tierra.

Este evento de degustación y promoción de las bodegas de la campiña cordobesa, que tendrá lugar del 19 al 23 de abril en la explanada de la Diputación en la capital, también contará con guiños al descubrimiento de América por la conmemoración de la efeméride y «por la importancia del mercado latinoamericano», como así a destacado el presidente del Consejo Regulador de la DO Montilla Moriles, Javier Martín.

Martín ha destacado la presentación en la cata de productos vinícolas, vinagres y maridajes con otras variedades gastronómicas de la tierra, elementos estratégicos del turismo de la provincia, sector que, precisamente, está siendo analizado por el Consejo Regulador que en unas primeras conclusiones determina que «las perspectivas de este año sitúan a Córdoba en su mejor ejercicio turístico».

La delegada del Gobierno de la Junta en Córdoba, Rafi Crespín, ha valorado los 10 millones de euros que supone la exportación de vinos como media anual destacando además que el 52 por ciento de los viñedos de Montilla Moriles ya están mecanizados.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, ha señalado la importancia de «un sector diferenciador y bandera promocional» de la gastronomía cordobesa del que viven más de 7.000 familias.

«Se trata de un empleo que nos ayuda a fijar la población en los municipios», propiciando el desarrollo social bajo el paraguas de la innovación, motivada por el relevo generacional que se viene produciendo, «algo que incide en el turismo como sector estratégico».

La alcaldesa de la ciudad, Isabel Ambrosio, ha destacado que la cata arranca «la frenética» actividad del mes de mayo, que en Córdoba tiene más de 31 días y ha valorado que sea tradicionalmente con la muestra de vino, «producto de la identidad y embajador de la provincia».

Un evento que no sería posible sin el «esfuerzo» de los productores, agricultores y bodegueros que posibilitan «el rito inicial de este tesoro» en su objetivo de «enseñar a oler, beber y amar el vino».

La principal novedad de esta edición es el sistema de venta de entradas, motivo de controversia en ediciones anteriores por las aglomeraciones que se producen en la cola de las taquillas, que este año se pretende solucionar con unas «tarjetas inteligentes» que se deben reservar desde la página web de la D.O. Montilla Moriles.

Sin embargo, también se podrá comprar de manera anticipada en taquilla la tarjeta, que será recargable, aunque dado el éxito de otras ediciones es recomendable reservarla cuanto antes para evitar quedarse sin el pase de acceso.

Habrá representación de las bodegas de la D.O. en más de una treintena de puestos, donde también estarán representados productos típicos como el bacalao y el jamón de la tierra para ofrecer el maridaje perfecto de la gastronomía cordobesa.