Javier Collado

Dobuss

Iluminaciones Ximénez
Iluminación de la pasada Navidad en Puente Genil

CBN. Puente Genil votará en el pleno municipal de mañana lunes, 30 de enero, conceder la Medalla de Oro de la Villa a Iluminaciones Ximénez por su contribución el empleo, el desarrollo y la promoción turística de la localidad.

Según el Reglamento de Honores y Distinciones de la Villa de Puente Genil, se premia con esta distinción «merecimientos excepcionales, servicios destacados, trabajos valiosos en cualesquiera de los aspectos patrióticos, cultural, científico, religioso, moral o material, etcétera, o aportaciones singulares en orden al engrandecimiento de España o de la Villa de Puente Genil».

La historia de este grupo comenzó en la Navidad de 1945, cuando Francisco Jiménez decidió iluminar con una estrella de luz el rótulo de su modesto establecimiento de electrodomésticos en Puente Genil (Córdoba), un aspecto tan novedoso que dejó fascinados a los vecinos del pueblo.

Al año siguiente le pidieron que decorase la calle y poco después estaba poniendo luces por toda la localidad. Ahora 70 años después de aquella anécdota el grupo ya va por la tercera generación de la familia y se ha posicionado dentro de las cinco empresas a nivel mundial de fabricación y distribución de productos de iluminación artística y decorativa.

El grupo factura de media unos 37 millones de euros anuales y este año esperan superar la cifra de los 40 millones de euros.

Ximénez da empleo a unas 500 personas de las que 160 trabajan en España.

En lo que se refiere a presencia internacional cuenta con sedes en Noruega, Francia, Portugal y Holanda, además tienen un socio en Reino Unido.
Como retos para este ejercicio plantean una mayor implantación en el norte de África, donde pondrán luz a fiestas como el Ramadán, y mayor presencia en Sudamérica.