Javier Collado

Dobuss

Correduría de Seguros
Las corredurías de seguros ofrecen ventajas para el cliente

CBN. Como todo el mundo tiene que hacerse con algún seguro (o varios) a lo largo de su vida, conviene aclarar que una de las mejores opciones (sino la mejor de todas ellas) es la de contar con una buena correduría de seguros (como es el caso de Correduría de Seguros en Córdoba) Esto es así, sobretodo, porque éstas se caracterizan por una total imparcialidad e independencia a la hora de mostrar las mejores opciones para el cliente con lo que se consigue la cobertura más adecuada a cada caso y al mejor precio. Cuando este servicio se presta por Internet es el propio usuario el que puede definir, cómodamente desde su casa, sus necesidades y ver todas las opciones posibles que tiene a su alcance, optando por la que más le interese.

También es interesante saber que para la creación de una correduría de seguros la ley impone unas exigencias de formación superiores para la empresa y sus empleados. Esto se traduce en que cuentan con unos conocimientos técnicos muy amplios, por lo que se puede asegurar el mejor asesoramiento posible (de hecho, están obligadas a presentar, como mínimo, tres ofertas válidas para su cliente y es un tiempo que se ahorra éste al tener el trabajo ya hecho) Como éstas se encargan de comprar ‘packs’ de pólizas, las ofertas desde las aseguradoras son mejores y el precio que le llega al cliente es de lo más competitivo.

El contar con una correduría de seguros es, además, sinónimo de seguridad puesto que todas ellas han de estar inscritas en un registro (que se puede comprobar) y, constantemente, pasan por controles, inspecciones y supervisiones que aseguran que todo está en orden.

Siempre mirando por el interés del cliente

Otra de las funciones de una correduría de seguros es la de representar y velar por los intereses de sus clientes frente a los de las compañías aseguradoras. Por ley poseen esta facultad con la que pueden llevar a cabo negociaciones que puedan resultar favorables para el asegurado.

Son ellas también las encargadas de gestionar y centralizar todo el papeleo (trámites, renovaciones, ejecuciones…) El beneficiario se puede despreocupar de todo esto ya que, mientras perdure el contrato, la correduría estará al servicio de su cliente quien, además, recibirá una atención cercana e individualizada para resolver todas las dudas, preguntas o quejas que puedan surgir.

Y, por último, otra de las ventajas (y una de las más destacadas) es el servicio post-venta. Una vez que se ha llegado a un acuerdo y se ha optado por una de las ofertas mostradas (que suelen ser bastantes para poder elegir mejor) la correduría de seguros ha de estar siempre que el cliente pueda requerir de algún servicio relacionado: asegurando que se cumple de manera adecuada el contrato con la aseguradora; que las condiciones se adaptan a los cambios que se puedan dar; informando de las novedades legislativas y ayudando en las gestiones necesarias cuando haya que llevar a cabo trámites por un siniestro.

Todo esto, sin ningún tipo de coste añadido. A través de una correduría de seguros se consiguen más servicios por menos precio que contratando directamente con una aseguradora.