Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Falta Vitaminas
El cansancio continuado puede significar falta de nutrientes básicos

CBN. Todos hemos escuchado siempre lo importante que es tomar las suficientes vitaminas y minerales, ya sea mediante la alimentación o mediante suplementos adicionales. Pero realmente en ocasiones no contamos con conocimientos acerca de los síntomas reales con los que nos podemos encontrar en el caso de que no contemos con nutrientes en cantidad suficiente. Y la realidad es que en ocasiones puede ser causa de problemas graves.

Para saber si te falta alguno de los nutrientes básicos, lo mejor que puedes hacer es hacerte un análisis de orina y dejarte asesorar por profesionales de la salud por si tienes que realizar cambios en la alimentación. Pero también hay algunos síntomas que pueden ser prueba de que algo está fallando en tu organismo.

El síntoma principal de la falta de nutrientes suele ser un estado de agotamiento general. Es por ello que son muchos los que suelen tomar vitaminas para el cansancio. Pero, si no se atajan los posibles problemas de falta de nutrientes a tiempo, pueden producirse fallos de salud tan graves como la ceguera o el raquitismo.

Problemas derivados de la falta de minerales

Los casos más frecuentes de falta de minerales suelen ser la ausencia de las cantidades suficientes de calcio o hierro. En el primer caso, el problema más habitual suele ser la osteoporosis, que suele aparecer en personas de edad avanzada que no han tomado las cantidades recomendadas de calcio a lo largo de su vida.

En el caso del hierro, normalmente los síntomas más habituales suelen ser un cansancio generalizado, de manera que nos encontremos más débiles de lo que sería habitual en personas con una alimentación adecuada.

Tanto el calcio como el hierro suelen escasear en la alimentación que llevamos días a día, por lo que en el caso de que nos encontremos ante un problema de déficit es probable que tengamos que tomar algún suplemento.

Problemas derivados de la falta de vitaminas

Lo más habitual es que nos falte la vitamina C, que provoca cansancio, hemorragias y problemas de encías. La falta de vitamina B12 por su parte, puede estar relacionada con los trastornos de concentración, memoria y depresión. Más grave puede ser la falta de vitamina A, culpable de numerosos casos de ceguera, y la de vitamina D, que suele ser la principal causa de la enfermedad denominada como raquitismo.

Con añadir a nuestra dieta alimentos ricos en vitaminas y minerales suele ser suficiente, pero si tienes alguno de estos síntomas no dudes en consultar con tu médico por si fuera necesario algún suplemento.