Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Tsai Alzheimer
Li Huei Tsai, impulsora de la nueva línea de investigación contra el Alzheimer

CBN. Investigadores de la Universidad estadounidense MIT,  han demostrado que pueden reducir sustancialmente las placas beta-amiloides observadas en la enfermedad de Alzheimer, utilizando luces LED parpadeando a una frecuencia específica, en la corteza visual de los ratones.
Este tratamiento parece funcionar induciendo ondas cerebrales conocidas como oscilaciones gamma, que los investigadores descubrieron ayudan al cerebro a suprimir la producción de beta amiloide y revitalizar las células responsables de destruir las placas.
Se necesita más investigación para determinar si un enfoque similar podría ayudar a los pacientes de Alzheimer, dice Li-Huei Tsai, directora del Instituto Picower de MIT para el aprendizaje y la memoria, y autor principal del estudio.
«Es un gran ‘si’, porque se ha demostrado que lo que funciona en ratones, no suele  fallar en humanos», dice Tsai. «Pero si los seres humanos se comportan de manera similar a los ratones en respuesta a este tratamiento, yo diría que el potencial es enorme, por no ser nada invasivo, y tan accesible».
Tsai y Ed Boyden, profesor asociado de ingeniería biológica y ciencias cerebrales y cognitivas en el Laboratorio de Medios del MIT han puesto en marcha una empresa llamada Cognito Therapeutics para realizar pruebas en Humanos.
«Este importante anuncio puede anunciar un avance en la comprensión y el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, una aflicción terrible que afecta a millones de personas y sus familias en todo el mundo», dice Michael Sipser, decano de la Escuela de Ciencias del MIT. «Nuestros científicos del MIT han abierto la puerta a una dirección totalmente nueva de investigación sobre este trastorno cerebral y los mecanismos que pueden causar o prevenirlo. Me parece muy emocionante».

Estimulación de la onda cerebral

En un estudio de ratones que fueron programados genéticamente para desarrollar Alzheimer, pero aún no mostraron acumulación de placa o síntomas de comportamiento, Tsai y sus colegas encontraron oscilaciones gamma deterioradas durante patrones de actividad que son esenciales para el aprendizaje y la memoria mientras se ejecuta un laberinto.
A continuación, los investigadores estimularon las oscilaciones gamma a 40 hercios en una región cerebral llamada hipocampo, lo cual es crítico en la formación y recuperación de la memoria.
Después de una hora de estimulación a 40 hertzios, los investigadores encontraron una reducción de 40 a 50 por ciento en los niveles de proteínas beta amiloides en el hipocampo. La estimulación en otras frecuencias, que van de 20 a 80 hertzios, no produjo esta disminución.
Los investigadores construyeron un dispositivo simple que consiste en una tira de los LED que se pueden programar para parpadeo en diversas frecuencias.