Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción.-  Las Perseidas, también llamadas Lágrimas de San Lorenzo, porque coinciden en su aparición con la fecha en que el mártir San Lorenzo fue quemado en Roma (el 10 de agosto), volverán a verse como cada verano y después de gran número de siglos de observación.

Perseidas
Este año se espera poder visualizar un mayor número de estrellas

Esta lluvia de estrellas se puede ver mejor o peor según las condiciones del cielo y depende también del punto desde el cual se observen, así como de la hora. Este año los observatorios calculan que los mejores días de observación serán los próximos 11 y 12 de agosto.

El hecho de que podamos ver este fenómeno cada año por las mismas fechas se debe a cuál es el causante del mismo: el cometa 109P/Swift-Tuttle. Básicamente lo que hace la Tierra es «recoger» el rastro que ha dejado este cometa en su paso (polvo y fragmentos de rocas) cuando se acerca al Sol (cada 133 años, la última fue en 1992). Estos elementos (meteoides) quedan en una especie de nube que es atravesada por la Tierra, de modo que se desintegran al entrar a la atmósfera terrestre, y eso es lo que crea las estelas luminosas de la lluvia de estrellas.

El que se vean más o menos meteoros/hora depende tanto del perihelio (el punto máximo de acercamiento al Sol del cometa) como de la fecha y de también de otros astros, sino por la influencia gravitatoria. Concretamente son Júpiter y Saturno, los planetas más grandes del Sistema Solar, quienes provocan los llamados estallidos de actividad de las Perseidas, haciendo que se observen más meteoros.

¿Cómo se espera la actividad para este año?

Para las Perseidas se ha registrado desde 80 hasta 400-500 meteoros/hora. Este año, según los cálculos de la Organización Internacional de Meteoros (International Meteor Organization. IMO), el pico de actividad se situará entre las 13:00 y las 15:30 horas UT del 12 de agosto, calculándose el avistamiento de un meteoro por cada dos minutos.

Aunque la actividad este año se producirá del 17 al 24 de agosto, como decíamos antes la mejor noche para la observación será la del 12 al 13 de este mes, si bien la noche anterior hay también posibilidad de ver estelas. Aquí lo ideal es ir a zonas sin contaminación lumínica, sobre todo entre las 2:00 y las 6:00 de la mañana.

Las condiciones astronómicas este año «sin ser las mejores, no están mal», explica Francisco Colomer, astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), quien detalla que, si bien perseidas hay todo el mes, los mejores días para observarlas son del 11 al 13 de agosto, a partir de la una de la madrugada. Según cálculos del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), las perseidas podrían alcanzar este año los 500 meteoros por hora, aunque —advierte— la luna interferirá en las observaciones. Y es que además de la meteorología adversa, uno de los problemas para observarlas es la luna llena, que ilumina el cielo de fondo e impide la visión correcta de las estrellas fugaces, como se las conoce popularmente. Este agosto la luna llena se prevé para el día 18, de ahí que las condiciones no sean óptimas pero sí bastante buenas.

De todos modos, para ver las perseidas o lágrimas de San Lorenzo hay que buscar un sitio oscuro, lejos de la contaminación lumínica. «Lo más fácil es observar una lluvia de estrellas: no hacen falta ni prismáticos, ni telescopios ni hay que protegerse con filtros. Hay que buscar un sitio alejado de la luz de las ciudades, tumbarse y dejar que los ojos se acostumbren a la oscuridad, y disfrutar», asegura Colomer. Cuando no hay lluvia de estrellas, suele verse una estrella fugaz por hora, pero con las perseidas se esperan varias por minuto. «No es un chaparrón como se ve en algunas fotos, pero en un rato se pueden observar unas cuantas», subraya Colomer. No obstante, y ante el peligro que puedan aparecer las nubes como el año pasado, lo que complicó mucho las observaciones pese al buen momento astronómico, Colomer recuerda que son varias noches las que se prevén adecuadas para observarlas, así que seguro habrá momentos para verlas: «Con ver dos o tres buenas, incluso con cambios de colores, ya te vas contento a casa. Es realmente algo hermoso».

Según la Federación de Asociaciones Astronómicas de España (FAAE) lo mejor es empezar la observación  a las 2:00 de la madrugada (tumbados con los pies mirando al noroeste) y dar tiempo para que la Luna desaparezca (estará en cuarto creciente). Es recomendable tener algunas referencias estelares como la constelación de Perseo o la de Pegaso, para localizarlas podemos echar mano de las apps que hay para móviles (aquí tenéis algunas para iOS, Android y Windows Phone).