Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Susana Sauci 1
Susana Sauci es, por encima de todo, una mujer valiente

Mari Paz Díaz. HBN.-  “Tengo cáncer sí…, pero me niego a morirme antes de mi muerte”. Con esta estremecedora frase, Susana Sauci Rodríguez, una onubense de 43 años, natural de Bollullos Par del Condado, ha querido dejar claro que, ante todo, tiene ganas de vivir, de vivir intensamente y de aprovechar todo el tiempo que pueda. Ninguna enfermedad, ni las seis operaciones a las que se ha sometido en los últimos cuatro años y medio, lo van a impedir. Una lección de vida para todos aquellos que se puedan encontrar en una situación similar y, sobre todo, para los que tienen la gran suerte de disfrutar de un buen estado de salud, aunque, como suele suceder, a veces no se valore lo suficiente.

La vida de Susana no ha sido fácil, no. Diferentes circunstancias ajenas a la enfermedad que padece en estos momentos la convirtieron en una mujer muy fuerte. Así tuvo que aprenderlo desde pequeña. Divorciada y con dos hijos -un niño y una niña que en la actualidad tienen 24 y 22 años, respectivamente-, se vio obligada a salir adelante trabajando en lo que iba encontrando y siempre poniendo una sonrisa ante las adversidades.

Sauci 2
La primera vez que le diagnosticaron cáncer tenía 39 años.

Sin embargo, nunca pudo imaginarse lo que la vida le tenía preparado. Hace algo más de cuatro años, cuando disfrutaba de una vida estable junto a su nueva pareja y a sus dos hijos, la tuvieron que operar de un mioma uterino que había crecido mucho. Tenía 39 años. La intervención parecía algo rutinario, sin mucha importancia. Sin embargo, quince días después recibió la llamada del médico: tendría que volver a operarse porque el tumor era maligno. La noticia, la peor que puede esperarse, no sabía cómo encajarla. Lo pasó muy, muy mal.

Sauci 3
Al principio se lo tomó muy mal.

 

Susana nos cuenta que “la primera vez que te dicen que tienes cáncer es lo peor. En mi caso, además, fue más duro también porque hacía dos meses que había fallecido de cáncer de mama la persona que para mí era como mi madre. Yo había vivido en primera persona todo aquello, así que conocía muy bien la zona de oncología del hospital y cada vez que iba era como revivirlo de nuevo. Su recuerdo estaba siempre ahí, así que fue muy duro”.

Sauci 4
Susana, la primera vez que se cortó el pelo para recibir el tratamiento

 

 

Al principio fue un gran trauma para ella.
“Lo cierto es que, aunque puede resultar un poco frívolo, lo primero que pensé cuando me dieron el diagnóstico es que me iba a quedar sin pelo. Yo soy muy femenina y tenía el pelo largo y la verdad que fue lo primero que se me vino a la cabeza. No piensas en que los tratamientos te van a salvar la vida. Ahora, con el tiempo, te das cuenta que eso es una anécdota. De hecho, creo que ahora voy a volverme a cortar el pelo. Yo siempre que voy a las revisiones, aunque vaya muerta de miedo, siempre les digo a los médicos que hagan lo que tengan que hacer. Y me han hecho de todo, incluidas algunas pruebas médicas que han sido muy dolorosas”, confiesa esta bollullera.

Sauci 5
Susana nunca ha tenido miedo a mostrar su realidad en las redes sociales, plantándole cara en todo momento a la enfermedad.

La primera operación la recibió en el Hospital Virgen de la Macarena de Sevilla. Después fue derivada al Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva, donde estaba previsto que le dieran radioterapia y quimioterapia, aunque finalmente vieron que no era conveniente la quimio. Unos tratamientos que “yo los llevé bien, como si se tratara de cualquier otra enfermedad. Y, en principio, estaba todo muy bien”.

Sauci 6
En una de las revisiones le encontraron un nódulo en el pulmón.
Sauci 7
Luego fue operada de otros nódulos en el pulmón derecho y de metástasis en el duodeno.

Así fue hasta que un año y unos meses después comenzó a sentir un dolor en la cadera. Entonces trabajaba en el campo, en los arándonos. Según nos dice, “a partir de este dolor me hicieron una revisión y el diagnóstico de las pruebas fue que tenía metástasis en el hueso sacro. Sin embargo, en una segunda prueba salió que no tenía nada, así que decidí cambiar de hospital y me marché al Virgen del Rocío, donde confirmaron que no tenía metástasis. Sin embargo, los médicos me vieron un nódulo en el pulmón izquierdo que había que operar. Una intervención a raíz de la cual me vieron dos nódulos, en lugar de uno. Luego, me dieron cuatro meses de quimioterapia”.

Corría entonces 2013. Al año siguiente, en enero de 2014, le volvieron a quitar otros dos nódulos, esta vez en el pulmón derecho. Todo parecía que iba a terminar aquí, pero no fue así. “A los dos meses sentí unos dolores muy fuertes en el estómago. Dejé de comer y vomitaba mucho hasta que me diagnosticaron metástasis en el duodeno, con lo que tuve que ser ingresada varios meses en el hospital para recibir alimento por vía sanguínea. Fueron unos meses muy duros hasta que me operaron en octubre de 2014. Entré en la sala de operatorios con muy pocas expectativas. Los médicos casi no contaban conmigo, porque el cuadro clínico que llevaba no era nada bueno. Así que entré en el quirófano sin saber qué podía pasar. Al final, me quitaron el duodeno y parte de la tripa y me pusieron dos baipás”, recuerda Susana Sauci.

Sauci 8
Susana ha vivido momentos muy duros estos años, pero no ha perdido las ganas de vivir. / En la imagen, participando en uan carrera solidaria contra el cáncer de mama.
Sauci 9
Susana se apunta a la VIDA en mayúsculas

A raíz de todos estos problemas perdió 16 kilos. Pero lo que no perdió fueron las ganas de vivir. Y eso que en otra de las revisiones periódicas le vieron otro nódulo en el pulmón derecho que, aunque era de pequeñas dimensiones, había que quitarlo, así como una metástasis en el hueso de la escápula izquierda, para lo que le han dado cuatro sesiones de radioterapia. Un tratamiento que continúa, porque este martes 2 de agosto vuelve a ver a la oncóloga y es probable que tenga que volver a recibir quimioterapia. Una auténtica odisea que parece que está provocado por el primer tumor que le diagnosticaron, que era muy agresivo.
En éstas se encuentra en estos momentos esta onubense que, a pesar de todo lo anterior, no tiene ningún problema en gritar a los cuatro vientos que “aunque en el transcurso de las operaciones y los tratamientos tengo que estar recuperándome, en cuanto puedo físicamente, me apunto a seguir disfrutando de la vida. ¡¡Porque aún estoy VIVA!! Y tengo que seguir viviendo”.

Sauci 10
Es una persona muy activa y disfruta de todo lo que puede, siempre que su cuerpo se lo permite.

Es una persona muy activa y disfruta de todo lo que puede, siempre que su cuerpo se lo permite.

Una filosofía que Susana la cumple a raja tabla, porque, siempre que puede, sale de fiesta, hace senderismo, natación, se va a la playa, participa de diferentes actividades, acude a bordar para la Hermandad de la Madrugá de Bollullos e, incluso, se ha apuntado al barranquismo. Además, hace poco, ha tenido la oportunidad de montarse por primera vez en avión gracias a un viaje a La Toscana (Italia) que le han regalado sus amigas. Todo un sueño que ha convertido en realidad.

Sauci 11
Sus amigas le han regalado un viaje a La Toscana.

.

Y es que Susana tiene claro que, a pesar de la dureza de la situación, de estas experiencias también se sacan aspectos positivos. No sólo se ha hecho una persona más fuerte para enfrentarse a las adversidades, sino que, además, ha tenido la oportunidad de ver qué personas merecen la pena para estar a su lado. Tal y como nos cuenta en esta entrevista, “al principio de todo tenía el apoyo de mi pareja, pero la relación se terminó y me están ayudando mucho mis hermanos y, sobre todo, mis dos hijos, que me acompañan en todo, si bien es verdad que quien está viendo todo es mi hija, porque ella vive conmigo. Luego también tengo mucho que agradecer a mis amistades, que siempre están ahí”.

 

 

Sauci 12
Susana, practicando barranquismo.

 

Ahora su sueño sería poder finalizar su casa. Sí, porque esta onubense está pasando un momento económico complicado. Cuando le diagnosticaron su enfermedad ella trabajaba y vivía de alquiler con su pareja, con el que compartía gastos. Pero esa relación se terminó ocho meses después de la primera operación y, debido a su estado de salud, no puede trabajar, así que Susana recibe una pensión, pensión que resulta insuficiente para pagar un alquiler y mantener a sus dos hijos. Unos problemas económicos que complican aún más su situación. Así que, por ahora, vive en una casa que le han dejado, donde sólo paga la luz y el agua, aunque con el temor de que pueda venderse algún día.

Sauci 13
Disfrutando de la playa.

La solución la ha encontrado en una especie de cochera que tenía con sus hermanos, con los habló para que se la dejaran para poder acondicionarla para vivir. “Estamos preparándola e, incluso, pedí ayuda en Facebook para quien pudiera ayudarme, donando lo que pudieran. Y, de hecho, algunos albañiles me han dado algunos materiales con los que estoy arreglándola. Así que mi sueño es ver mi casa terminada y verme con tranquilidad”, afirma.

Sauci 14
Es consciente de su enfermedad, pero piensa disfrutar de la vida todo el tiempo que pueda.

Es consciente de su enfermedad, pero piensa disfrutar de la vida todo el tiempo que pueda.

Sea como sea, esta mujer se ha convertido en todo un ejemplo, tanto que a veces ella misma se sorprende, “porque no sé de dónde saco las fuerzas. Es más, como ya he tenido tantas recaídas voy preparada para todo. Conozco perfectamente mi situación, así que me espero cualquier cosa. Hay que estar preparada para todo. Creo que, posiblemente, la enfermedad pueda conmigo. Es muy duro decirlo, pero soy consciente de lo que tengo. He visto morir a mucha gente importante. Y sí, puede que esto al final me venza, pero no voy a esperar mi muerte con los brazos abiertos. Todo lo contrario. Voy a vivir todo el tiempo que tenga lo mejor que pueda. No quiero pensar en lo que pueda pasar, sólo voy a pensar en disfrutar de la vida”.

Sauci 15
Susana continuará luchando

Con todo, sus palabras finales es un mensaje para todas aquellas personas que se puedan encontrar en una situación similar: “Tan sólo decirles que vivan la vida, que no se amarguen y que sigan luchando contra el bicho, que no se dejen derrotar por nada, que vivan el día a día y que no mentalicen que esta enfermedad es lo peor. Yo sé que tengo cáncer, pero no me siento enferma. Voy a seguir viviendo. Ésta es mi lucha y la de millones de personas que tenemos que seguir luchando. No hay peor enfermedad que sentirse enfermo, así que a VIVIR”.

Muchas gracias por contarnos tu historia Susana. Y mucha suerte.

 

3 Comentarios

  1. Holaaa guapa,q suerte ser tan positiva,yo depende de el día,mi caso es después de 18/años de cáncer de mama, me a vuelto con metástasis en la columna, me han puesto unas pastillas q me están doliendo bastante las arcitulaciones,yo hago mi.vida de siempre un poco.más limitada, tengo.miedo en septiembre cuando vuelvan a hacer escáner etc etc q la metástasis no se parara por lo menos q no sean más grande de lo q hera.te deseo.toda la suerte de este mundo,y me gustaría hablar contigo

  2. Hola yo tambien tube cancer si tepuedo ayudar soi naturopata naturalista si quieres puedo ayudarte todo es medecina natural

Comments are closed.