Asesoramiento "impulsa".

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Asesoramiento "impulsa".
Asesoramiento «impulsa».
Redacción. Un total de seis empresas se han creado en Córdoba en el primer semestre del año con el apoyo de Cruz Roja y de su proyecto ‘Impulsa’ de fomento del autoempleo y el emprendimiento.

El perfil de los negocios abiertos con el respaldo de la institución humanitaria es muy diverso, y va desde una tienda de accesorios de móviles a una pescadería, pasando por una librería-papelería, un servicio de rutas turísticas, una herrería y un despacho de arquitectura.

Cruz Roja ha informado en el primer semestre sobre autoempleo a más de 150 personas en la ciudad (repartidas a partes iguales entre hombres y mujeres) y una quinta parte de ellas están ya siendo asesoradas para la puesta en marcha de sus ideas empresariales.

De esta forma, son ya alrededor de 130 las empresas promovidas en Córdoba desde que la entidad iniciara, allá por 2008, el mencionado proyecto ‘Impulsa’, que entre otras cosas ofrece orientación y asesoramiento en la elaboración del plan de empresa, apoyo en la solicitud y gestión de microcréditos, o la difusión y promoción de los negocios emprendidos, en aras a facilitar a las personas una salida ante las dificultades que encuentran para acceder al mercado de trabajo.

El perfil más frecuente entre quienes recurrieron, a lo largo de sus 8 años de vida, a este servicio de fomento del autoempleo de Cruz Roja fue el de una mujer entre los 31 y los 44 años con estudios de Secundaria.

Dicha iniciativa, respaldada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Dirección General de Migraciones del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y la Diputación de Córdoba, incluye un servicio de gerencia asistida y seguimiento individualizado de la persona emprendedora desde el nacimiento de la idea hasta la consecución de su plena integración social y laboral.

La propuesta tiene su base en los itinerarios integrados de inserción, de tal modo que el proceso de intervención abarca desde que se detecta el interés de la persona por desarrollar un proyecto de autoempleo hasta que han transcurrido al menos dos años desde la creación de su propio empleo o la constitución de la empresa.

Así pues, las principales fases que configuran la actuación del personal y voluntariado de Cruz Roja son: información y motivación, gerencia asistida, apoyo en la búsqueda de financiación, seguimiento, formación empresarial y promoción y difusión.