Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción.Valorar el alcance y gravedad de un melanoma -la variedad de cáncer de piel más agresiva que existe- no es una tarea sencilla. Además de la correspondiente inspección visual por parte del dermatólogo, cuando existe evidencia de la enfermedad ha de llevarse a cabo una biopsia, para así medir el grosor del tumor y averiguar la etapa de evolución y los márgenes que existen para poder estirparlo quirúrgicamente.

Sin embargo, la citada biopsia podría ser innecesaria en muchos casos -no en todos- gracias a un nuevo sistema informático de clasificación de melanomas, desarrollado por investigadores de la Universidad de Córdoba (UCO), en colaboración con las universidades de Sevilla y Loyola Andalucía.

Esta herramienta, cuyos prometedores resultados han sido publicados por la revista “IEEE Transactions on Medial Imaging” -como bien recoge el comunicado difundido por la propia Universidad de Córdoba-, lo que hace es categorizar los melanomas a partir del análisis de imágenes dermatoscópicas, que son aquellas que, como su propio nombre indica, se han tomado con un dermatoscopio, aparato con una lente e iluminación especial que permite observar y fotografiar con precisión la lesión del paciente, posibilitando un mejor examen por debajo de la piel.

El dispositivo es más preciso que los métodos de clasificación tradicionales, debido a que emplea algoritmos basados en técnicas estadísticas, matemáticas y de inteligencia computacional Así, el sistema analiza la imagen, devolviendo al instante una serie de datos que facilitarán al médico la toma de decisiones acerca del tratamiento más adecuado para abordar la enfermedad y luchar contra ella con eficacia. Una técnica no invasiva basada en un sistema de clasificación ordinal, que, como señalan desde el grupo de investigación Ayrna (Aprendizaje y Redes Neuronales Artificiales), es mucho más preciso que los métodos de clasificación tradicionales, debido a que emplea algoritmos basados en técnicas estadísticas, matemáticas y de inteligencia computacional, como señala el comunicado.

Javier Briceño, Manuel de la Mata y César Hervás
Los investigadores Javier Briceño, Manuel de la Mata y César Hervás

Con esta nueva herramienta “los datos los podemos clasificar de diferentes maneras, como, por ejemplo, de forma binaria”, explica en la nota difundida César Hervás, el director del equipo científico responsable. Y añade que esta “sería la forma en la que ordenamos a las personas de manera general: o son de hombres o son de mujeres». En este sentido, indica que esta opción diferencia los datos de una forma simple, pero por supuesto existen otras más complejas.

En función de las variaciones de color, textura o borde, la herramienta tipifica la lesión e indica si se trata de un tumor benigno o maligno. En el segundo caso, el software también identifica en qué etapa de desarrollo se halla la enfermedadDe este modo, se pueden ir introduciendo más variables en el sistema, ordenando los datos de mayor a menor en una escala y, en función de las variaciones de color, textura o borde, la herramienta tipifica la lesión e indica si se trata de un tumor benigno o maligno. Asimismo, si nos hallamos en el segundo caso, el software también identifica en qué etapa de desarrollo se halla la enfermedad, como detalla Hervás, que es catedrático del Departamento de Informática y Análisis Numérico en la UCO.

En concreto, la herramienta informa hasta de 80 características distintas de las imágenes tomadas por el dermatoscopio, las cuales son estudiadas por el sistema con algoritmos basados en inteligencia computacional. «De esta manera, el médico puede identificar el avance de la enfermedad y establecer un tratamiento más dirigido a partir de una prueba no invasiva», según insiste Hervás.

No obstante, y aunque la herramienta sea capaz mediante el análisis de una imagen de indicarnos si estamos ante un tumor maligno o benigno, conviene recordar que la llegada de este sistema no sustituye completamente a la biopsia. En algunos casos ésta seguirá siendo necesaria, ya que para una precisa medición del grosor del tumor es necesario llevar a cabo esta técnica invasiva en el punto de mayor profundidad del melanoma. Así, en estas ocasiones el nuevo sistema de clasificación sería un complemento para un mejor diagnóstico.

Avance Estudio Melanoma
Avance Estudio Melanoma

Según las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, en la Unión Europea se diagnostican 100.000 nuevos casos de melanoma cada año y la tasa de mortalidad se halla entre el 9-12%. El mayor riesgo lo tienen aquellos que se exponen con frecuencia y de manera excesiva a las radiaciones ultravioletas y una detección a tiempo del tumor, como en casi todos los tipos de cáncer, aumenta las posibilidades de superviviencia y, evidentemente, también reduce la profundidad de las intervenciones médicas efectuadas para impedir que la afección alcance a otros órganos.

 

Con aplicación también para los trasplantes de hígado

Pero la herramienta creada por la UCO no sólo sirve para detectar melanomas. También ayuda en otras áreas de la biomedicina, como los trasplantes de hígado, facilitando la elección de un emparejamiento correcto entre donante y receptor.

La herramienta creada por la UCO también facilita la elección de un emparejamiento correcto entre donante y receptor en el trasplante de hígado. En este sentido, el equipo dirigido por Hervás, junto al equipo de los doctores Briceño y De la Mata del Hospital Reina Sofía, comenzó recientemente a utilizar este sistema de clasificación ordinal para facilitar a dicho hospital la toma de decisiones en lo que se refiere a los mentados trasplantes de hígado. Así, el sistema organiza a los beneficiarios en diferentes categorías, y, en función de unos criterios objetivos, prioriza a unos candidatos sobre los demás.

Según recoge el comunicado de la UCO, en 2015 en España fueron 2.282 los pacientes que ingresaron en lista de espera de un órgano para un trasplante hepático. No obstante, en nuestro país se estima que sólo hay un millar de donantes de este órgano, si atendemos a los datos facilitados por un reciente dossier del pasado año de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

Esto significa que cuatro de cada cinco solicitantes no podrá recibir el trasplante, trasladando a los médicos la gran responsabilidad de determinar qué pacientes han de ser intervenidos antes que otros. Una decisión que ahora es más fácil gracias al método de clasificación ordinal del grupo AYRNA.

Más datos sobre los melanomas

Actualmente el equipo investigador de la UCO está trabajando para mejorar la herramienta, algo que sólo podrá llevar a cabo obteniendo datos de más pacientes, lo que incrementará la precisión del software. Es por ello que están buscando fijar proyectos con más entidades y profesionales.

En nuestro país hay 4.000 nuevos casos de melanoma cada año. Donde más se localiza la afección es en las ciudades de Marbella y Zaragoza y, en términos generales, afecta a 9,7 de cada 100.000 españoles Los últimos estudios de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) señalan que en nuestro país hay 4.000 nuevos casos de melanoma cada año, aunque afortunadamente se ha estabilizado la mortalidad por este tipo de cáncer. Los expertos creen que esto se debe a una mejora en la detección temprana del mismo. Donde más se localiza la afección es en las ciudades de Marbella y Zaragoza y, en términos generales, afecta a 9,7 de cada 100.000 españoles.

La mortalidad se sitúa en dos de cada 100.000 casos al año y este cáncer de piel es más frecuente en personas mayores de 50 años. Sin embargo se diagnostican más casos en personas jóvenes debido a que a estos han incrementado la exposición solar intensa en periodos cortos.

Recientemente el Hospital Quirón Salud de Badajoz explicaba la regla del ABCDE del cáncer de piel, que consiste en cinco signos para detectarlo:

– A de Asimetría: los melanomas iniciales son asimétricos, no como los lunares, que son redondos.
– B de Borde: la mayoría de melanomas iniciales tienen bordes irregulares y hacen ondas.
– C de Color: los melanomas iniciales tienen dos o más tonos de color, entre marrón, rojizo y negruzco, al contrario que los lunares, los cuales tienen un color homogéneo.
– D de Diámetro: los melanomas tienen normalmente un diámetro superior a los 6 mm.
– E de Evolución: en contraste con los lunares, los melanomas van cambiando su aspecto y creciendo con el tiempo.