Eliot Fisk.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Eliot Fisk.
Eliot Fisk.

Redacción. El sábado, 9 de julio, la programación del 36 Festival de la Guitarra de Córdoba continúa con dos nuevos conciertos. En primer lugar, el Teatro Góngora acoge al guitarrista clásico estadounidense Eliot Fisk. Reconocido unánimemente como uno de los músicos más interesantes y creativos del mundo, Eliot Fisk vuelve al Festival para ofrecer un concierto dedicado enteramente a la música de Johann Sebastian Bach.

Su maestro, el legendario guitarrista Andrés Segovia, consideraba a Fisk como uno de los más “brillantes, inteligentes y dotados artistas de nuestro tiempo, no solo entre los guitarristas, sino entre todos los músicos e instrumentistas en general. Su clara y flexible técnica, su noble estilo de interpretación tanto de las más bonitas piezas clásicas como modernas, lo elevan a lo más alto entre los artistas más importantes del mundo”. La famosa revista The Newyorker lo describe como “el rey de la guitarra americana”.

Ha transformado el repertorio de la guitarra clásica a través de sus innovadoras transcripciones que incluyen obras de Bach, Scarlatti, Haydn, Mozart, Paganini, Albéniz, Granados, Halffter y muchos más. A ello se suman innumerables obras que le han dedicado distintos compositores de reconocido prestigio, como Luciano Berio (Sequenza XI, Chemin V) Leonardo Balada, Robert Beaser, Nicholas Maw, George Rochberg y Kurt Schwertsik. Igualmente hay que destacar su colaboración con numerosos intérpretes de flamenco, jazz y música folklórica del mundo, como Joe Pass y Bill Frisell en el mundo del jazz, Paco Peña en el del flamenco, Ute Lemper en el del cabaret, e innumerables maestros de música clásica como Victoria de los Ángeles, Gidon Kremer, Yo Yo Ma, Joshua Bell y Ruggiero Ricci, los cuartetos Julliard, Miro y Shanghai, etc.

Su concierto dará comienzo a las 21:00 horas en el Teatro Góngora. En él interpretará diversas suites de Bach, excepto el primer tema, que será la obra Partite sopra l’Aira detta “La Frescobalda” de G. Frescobaldi. Tras esto, las suites número 1, número 3, número 4 y número 6 de Bach, todas ellas originarias para chelo.

 

Quilapayún celebra 50 años

Considerados padres de la canción latinoamericana y pioneros de la música revolucionaria en el mundo, Quilapayún celebra su 50 aniversario con un gran concierto en La Axerquía, el 9 de julio, donde reunirán a los míticos integrantes de la formación original: Eduardo Carrasco, Carlos Quezada, Hugo Lagos, Hernán Gómez, Guillermo García y Ricardo Venegas, así como sus continuadores Ismael Oddó (hijo del añorado Willy Oddó) y Sebastián Quezada.

50 años de vida, de música, de historia, de resistencia y de sueños. Quilapayún llega a Córdoba para celebrar el medio siglo de esta histórica agrupación que compartió creatividad y canciones con el granVíctor Jara. La banda forma parte del patrimonio musical y cultural de Latinoamérica y sus componentes son autores de clásicos de la banda sonora de cinco décadas de generaciones como “El pueblo unido jamás será vencido” o “La Muralla”.

La banda pionera de La Nueva Canción Chilena compartió creatividad y canciones con el gran Víctor Jara y sufrió el exilio en Francia tras el golpe de Estado de Pinochet. Sus orígenes se remontan a 1965 cuando Julio Numhauser y Julio Carrasco invitan al hermano de este último, a integrar un conjunto folclórico en ciernes. El trío comenzó a tomar forma, siendo bautizado con una palabra compuesta de origen mapuche, que le daría el sello a toda su carrera, «Quilapayún (quila=tres, payún=barbas)». El grupo de música folclórica ha enarbolado la bandera de la defensa de la clase trabajadora. La temática de sus canciones, dedicada a las preocupaciones sociales, los ha catapultado a un primer plano y su mensaje sigue vigente.

Curso de David Russell

El 9 de julio da también comienzo en Teatro Góngora el curso del maestro clásico David Russelldedicado al desarrollo de interpretación musical y técnica en la guitarra clásica y que se prolongará hasta el día 11.

“El propósito del curso es ayudar a que cada alumno mejore sus habilidades técnicas e interpretativas. Para esto trabajaremos individualmente las obras que cada alumno se haya preparado de antemano. Compartiremos los conocimientos necesarios para el desarrollo de las obras y se intentará que todos los alumnos salgan inspirados para continuar su desarrollo guitarrístico después de estos días juntos”, explica el propio Russell.