Judería de Córdoba. / Foto: sobreespana.com.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Judería de Córdoba. / Foto: sobreespana.com.
La Judería de Córdoba en la noche es otra hermosa estampa. / Foto: sobreespana.com.
Redacción. Por primera vez tras la asunción de la presidencia por la alcaldesa de Córdoba, se ha reunido en nuestra ciudad, la mesa presidencial de la Red de Juderías.

En esta red se integran 24 ciudades en las que la presencia judía sigue siendo palpable a través de su patrimonio, su cultura y su historia y que tiene como objetivo la defensa del patrimonio urbanístico, arquitectónico, histórico, artístico y cultural del legado sefardí en España.

A la reunión de la mesa han asistido los máximos representantes de los ayuntamientos de Hervás, Estella-Lizarra y Calahorra, además de la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, la cual ha asumido recientemente la presidencia de la red.

En la reunión de este jueves se ha dado carta de naturaleza al relevo de la ciudad de Girona, que hasta ahora detentaba la sede, la presidencia y la secretaría general de la red, que desde ahora serán asumidas por la ciudad de Córdoba.

La mesa presidencial de la Red de Juderías ha acordado la creación de una comisión técnica, con el encargo de elaboración en el plazo de dos meses, de una propuesta de modificación de estatutos, así como de un reglamento económico, que se presentarán a la próxima asamblea general de la red que tendrá lugar el próximo 9 de septiembre en nuestra ciudad.

Previamente, el próximo 13 de julio, Isabel Ambrosio, ha convocado a los alcaldes de las ciudades pertenecientes a la red de juderías, a una reunión en Madrid, para sondear las líneas fundamentales a seguir en esta nueva etapa.

En las mismas se regulaba el funcionamiento de algunas profesiones como: carniceros, pescadores, bataneros, curtidores, zapateros, silleros, verduleros, molineros, etc, el almotacenazgo y oficio municipal que consistía en la vigilancia de los mercados, la inspección de peso y medidas y velar por la limpieza de las calles y lugares públicos y el alguacilazgo, cargo íntimamente relacionado con la administración de Justicia, cuyo cometido básico se centraba en ejecutar los mandamientos judiciales y los ordenamientos del Concejo, así como velar por el mantenimiento del orden en la ciudad.

Estas ordenanzas regulaban también los oficios de alcaldes mayores, alcalde de justicia y encargado de la cárcel, así como el “mayordomazgo” que ocupaba el núcleo central de las ordenanzas distribuido en 3 capítulos. El mayordomo del concejo de Córdoba era el administrador de los bienes de propios.
Estas ordenanzas fueron restauradas por el Archivo Municipal en 1997, quien encargó el trabajo a una reconocida restauradora de Patrimonio Nacional, especialista en documento gráfico, como Isabel Iglesias Gallego.

El Libro Primero de Ordenanzas presentaba múltiples patologías asociadas a sus siglos de existencia e inadecuada conservación: desgarros de la encuadernación, roturas y grietas, tintas oxidadas, manchas de humedad, huellas de insectos y estragos múltiples. Los trabajos de restauración consistieron, en una limpieza integral y desacidificación, la eliminación de manchas y adhesivos antiguos, injertos en piel y en papel para eliminar roturas y desgarros, laminación para consolidar la fragilidad del papel y reencuadernación posterior siguiendo la misma técnica original.

Tras su restauración, el libro primero de las Ordenanzas Municipales se encuentra digitalizado, con lo cual su consulta es posible de manera virtual y a través de Internet, como muchas de las joyas documentales de este Archivo.