Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Médico.
Médico.

Redacción. La Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha organizado un foro de debate para recoger aportaciones para la elaboración de la futura Ley para la promoción de una vida saludable y una alimentación equilibrada.

Para ello, esta tarde se celebrará un taller al que asistirán representantes de diversos colectivos ciudadanos y profesionales. El foro estará dirigido por la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna, y la secretaria general de Salud Pública y Consumo, Josefa Ruiz, quien explicará las actividades similares que se están desarrollando en todas las provincias andaluzas, con el objetivo de que grupos de interés ciudadano participen en la elaboración de esta normativa.

En Andalucía se estima que casi el 20% de la población adulta y el 14% de la población menor de 16 años sufren obesidad, una tendencia que está aumentando en los últimos años. Ante esta realidad, la futura Ley para la promoción de una vida saludable y una alimentación equilibrada pretende revertir esta evolución, ya que la prevalencia de la obesidad es la segunda causa de muerte evitable después del tabaquismo.

La norma persigue también combatir el estigma de quienes viven con este problema de salud, trabajando sobre el aprecio a la propia imagen corporal, especialmente entre las mujeres jóvenes que, con frecuencia, sufren una importante distorsión. El estudio europeo HBSC muestran que una de cada tres chicas españolas se sienten obesas sin estarlo (15% tienen índice de masa corporal alto y 46% sienten que lo tienen), mientras los chicos tienen imagen más ajustada (24% y 24%.

Andalucía viene trabajando ya en este ámbito, a través del Plan Integral de Obesidad Infantil y el Plan de Actividad Física y Alimentación Equilibrada, en colaboración con los Planes Integrales de Diabetes, Cardiopatías, Cáncer o Salud Mental. Estas estrategias se van a ampliar, para promover una vida activa y una alimentación equilibrada.

Las actuaciones se desarrollarán en centros educativos y centros sanitarios; en los lugares de trabajo; con el apoyo de las empresas andaluzas de restauración, el comercio de proximidad o la industria; con las asociaciones de personas consumidoras, los gobiernos locales, las organizaciones comunitarias y con el conjunto de profesionales de la salud y las sociedades científicas, implicadas de lleno en esta tarea.