Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Marta Pérez Lindo.- “Las relaciones sexuales no solo son una práctica, también las pensamos”

Fantasías Sexuales
Fantasías Sexuales

Las fantasías eróticas forman parte de este pensamiento sexual, son recreaciones de escenas, imágenes o situaciones no reales, que despiertan nuestra excitación. A través de ellas podemos pensar, imaginar, idear o tramar en un mundo que se escapa a juicios morales y, por tanto, a lo considerado prohibido.

Fantasear es solo eso, imaginaciones que no pueden ser llevadas a cabo, porque si no dejarían de ser fantasías y hablaríamos de deseo sexual. Normalmente caemos en el error de confundir lo que son fantasías y lo que son deseos, estos últimos se refieren a la recreación en nuestra imaginación de una situación erótica, una situación real y que nos gustaría realizar.

La fantasía es nuestra imaginación ilimitada

Estas varían según nuestra cultura, y nuestras vivencias. Todas las personas tenemos fantasías, es una de las mejores maneras de escapar a las normas morales, podemos imaginar lo que queramos, porque fantasear es tan normal como recomendable. Las fantasías nos acompañan desde temprana edad y se van adaptando según las fases de nuestra vida y las circunstancias que nos rodean.

¿Qué soy capaz de imaginar?

El órgano sexual más potente es nuestro cerebro.

Las fantasías pueden ir desde largos relatos imaginarios hasta rápidas fotografías sexuales.

Muchas veces las personas dan rienda suelta a su imaginación, y lo interpretan como un hecho realizable, lo que provoca rechazo a esa fantasía que, racionalmente, en el mundo real estaría mal vista o sería ilegal. El problema es cuestionar tu fantasía con el mundo real, creyendo que es un deseo, y sin pensar que es algo que no ocurrirá porque, solo es una imaginación construida que no querríamos realizar en la realidad y que nos erotiza solo porque no es real.

Fantasear durante relaciones sexuales

Potenciar el placer al máximo con nuestra imaginación, de esto trata las fantasías sexuales.

Utilizar las fantasías durante las relaciones suelen hacer sentir mal, algunas veces, a la persona que imagina, pensando que esta “engañando o traicionando”. No es así, fantasear no significa que la relación erótica con tu pareja no sea satisfactoria, sino que es un complemento más para potenciar la excitación, en pareja o solos. Tener fantasías sexuales favorece al deseo sexual y a las relaciones de pareja.

Las fantasías de hombres y mujeres no son tan diferentes

Dado que vivimos en el mismo contexto social, parte de nuestra imaginación está influenciada socialmente de forma parecida. La Universidad de Granada comprobó que no existen grandes diferencias con las fantasías de mujeres y hombres.

Según el estudio, los hombres suelen fantasear con sexo en grupo, sexo con desconocidos/as, sexo oral, ser promiscuos, imaginar intercambio de parejas y participar en una orgia.

Las mujeres piensan más en situaciones románticas y ser presionadas a mantener relaciones. También con tener sexo con un desconocido, tener relaciones con otras mujeres, hacer un trío y sexo oral.

Las fantasías despiertan nuestra creatividad erótica, además de nuestros respuestas sexuales, por qué no disfrutarlas.

Si no tenemos tiempo para nosotros mismos, ¿Qué nos queda?

1 Comentario

Comments are closed.