Robo en una vivienda.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Robo en una vivienda.
Robo en una vivienda.
Redacción. Agentes de la Policía Nacional han procedido a la detención de una mujer como presunta autora de un delito contra el patrimonio tras hurtar en diferentes ocasiones dinero y joyas de un establecimiento comercial y de la vivienda anexa al mismo, en la cual trabajó como empleada del hogar.

La investigación se inicio a finales del mes pasado cuando agentes encargados de la lucha contra los delitos patrimoniales, tuvieron conocimiento de una denuncia en la que al parecer, los propietarios de un establecimiento comercial situado a pie de calle anexo a una antigua vivienda, manifestaban sospechas de que una antigua trabajadora del hogar, pudiese estar sustrayéndole joyas y dinero en metálico.

Las sospechas de los denunciantes comenzaron hace ya algún tiempo cuando se percataron en varias ocasiones de la desaparición de objetos de valor, normalmente joyas, y de dinero en metálico. En esa ocasión los propietarios sospecharon de esta mujer, si bien no interpusieron denuncia alguna, terminando la relación laboral al poco tiempo y cambiando la cerradura de acceso al establecimiento.

Según relataban en la denuncia, durante algún tiempo los hurtos cesaron si bien en fechas recientes, las desapariciones de objetos valiosos y dinero en efectivo tanto a los dueños como a trabajadores del establecimiento habían vuelto a suceder por lo que esta vez denunciaron lo sucedido.

Se inició entonces una investigación por parte de los agentes de Policía Judicial de la Comisaría del Figueroa en la que fueron recopilando pruebas, declaraciones, testimonios… En los que según se deriva de la misma, esta mujer había realizado al menos ocho ventas en casa de compra-venta de oro, localizando los agentes piezas que habían sido denunciadas. Además se recabaron testimonios en los que se ubicaba a la misma entrando en el antiguo domicilio una vez que había terminado la relación laboral por la puerta de acceso trasera, además este acto lo hacía llamando previamente al porterillo automático para comprobar si había alguien en el recinto, llaves que al parecer habían sido conseguidas de un modo ilícito.

Fruto de la intensa investigación se procedió a la detención de la presunta autora de un delito contra el patrimonio por un montante total -entre dinero en efectivo y joyas- de unos 3.000 euros, recuperándose varias de las piezas de oro sustraídas.