Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Marta Pérez Lindo.- Una de las preocupaciones más comunes entre parejas es caer en la rutina, sobre todo si hablamos de rutina sexual.

Se ha comprobado que un mismo estimulo repetido varias veces en el tiempo termina produciendo cansancio y deja de excitar al sujeto.

Estudios científicos revelan que el efecto del amor en el cerebro conoce varias fases: lujuria, enamoramiento y apego.

Con el comienzo de las relaciones todo es nuevo, el deseo sexual, la química, la alegría y la euforia están en sus máximos niveles.

En la fase de apego es cuando aparece la disminución del deseo, lo cual puede influir en convertir nuestra actividad erótica en rutina, ya que la constante repetición de actos se convierte en monotonía puede afectar de lleno en nuestras relaciones.

Rutina Sexual
La importancia de superar la rutina sexual

Según un estudio de la Federación Española de Sociedades de Sexología, el grado de satisfacción con nuestras relaciones eróticas está relacionada con la frecuencia que se tienen, que declina con los años.

Cuando hablamos de rutina no podemos confundirla con estabilidad. La rutina sexual puede aparecer por distintas razones, tanto por el ritmo de vida de ambos/as, el estrés, el asentamiento, tener sexo en los mismos lugares, las mismas posturas y el mismo ritual de siempre.

¿Afecta de la misma manera a hombres y mujeres?

El cansancio y la disminución de excitación del sujeto afectan por igual tanto a hombres como mujeres. Sin embargo, las preferencias para romper con la rutina son distinta en cada uno.

“Los hombres desean cambiar de rituales y las mujeres prefieren cambiar de lugar”

Con respecto al porno, a ellas les excita más si los protagonistas de un encuentro sexual cambian de actividad sexual. Es decir, no dan tanta importancia a que sea el o la misma protagonista sino que estos hagan algo diferente. Las mujeres no les dan tanta importancia a las personas durante los encuentros eróticos, por esta razón, son capaces de excitarse visualizando tanto a hombres como a mujeres en una situación excitante.

Los hombres, cuando ven porno, reanudan su interés sexual con la variación de sujetos. Da igual que realicen la misma escena, si son distintos los protagonistas. Quizás por esto excite a un mayor porcentaje de hombres los cambios de pareja que a las mujeres.

Consejos para evitar la rutina sexual

Cuando el poco apetito sexual dura más de dos meses, nos preocupa y afecta a la pareja, algo que es normal en algún punto de nuestra vida, podemos poner remedio con alguno de estos consejos:

-Hablar y proponer cambios, ser capaces de decir lo que nos gusta, de comunicarnos y entender los deseos del otro sin recriminaciones.

-Tener tu propio espacio, hay parejas que se llegan a convertir en inseparables, dejando de lado algunas costumbres de sus vidas, esto acelera que lleguen a la rutina.

-No ver las relaciones eróticas como una obligación, si esto pasa la perdida de interés será innegable. Dar más importancia a la calidad que a la cantidad.

-No buscar siempre el orgasmo, ser capaces de experimentar placer durante toda la relación.

-Cultivar el propio atractivo personal, suele ser muy importante no abandonarse para sentirse deseado y para desear a tu pareja. En muchas parejas suele pasar cuando la relación se vuelve estable.

-No programar los encuentros sexuales siempre, dar paso a la espontaneidad y al deseo.

-Abrir la mente y probar nuevas experiencias. Por ejemplo, complacer fantasías sexuales o hacer cambios de rol

-No olvidar dar y recibir placer mediante la estimulación, atendiendo a las caricias y a la globalidad corporal. No tener relaciones por tenerlas, sino disfrutarlas.

-Mantenerse abiertos a descubrir juntos nuevos lugares y posturas.

“La pareja funciona mejor con refuerzos que con esfuerzos»