Salud mental.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Salud mental.
Salud mental.

Redacción. La Unidad de Gestión Clínica de Bujalance ha desarrollado en el Centro de Salud de “Cañetes de las Torres”, perteneciente a la Unidad de Gestión Clínica de Bujalance (Córdoba), un grupo socieducativo para ayudar a las mujeres a afrontar los problemas diarios. Esta estrategia, dirigida a las usuarias que acuden frecuentemente a las consultas médicas y necesitan apoyo para enfrentarse a la vida diaria, se denomina GRUSE (Grupo Socioeducativo).

La trabajadora social del centro de salud, María José Pérez, ha sido la encargada de poner en marcha este programa, que se enmarca en las estrategias de promoción y prevención de los trastornos mentales incluidas en el Plan Integral de Salud Mental (PISMA) diseñado por la Consejería de Salud.

Con esta actividad se pretende fomentar los activos en salud mental de la población en general y de grupos vulnerables en particular. En concreto, mediante esta estrategia grupal y socioeducativa, se pretende reforzar los recursos, talentos y habilidades individuales, así empoderar a las mujeres participantes y dotarlas  de herramientas para afrontar de forma saludable las dificultades que se presentan en la vida cotidiana. Además, en los GRUSE se abordan los determinantes socioculturales y psicosociales que, con frecuencia, condicionan los síntomas de malestar existentes.

El grupo ha estado integrado por 18 mujeres y se estructuran en ocho sesiones semanales donde se abordan los contenidos tales como los activos personales y comunitarios, la comunicación eficaz, la autoestima y la autopercepción, el manejo de las emociones, determinantes de genero, sexualidad, la resolución de problemas y el trabajo en equipo.

El desarrollo de esta actividad permitirá que las mujeres integrantes del grupo se beneficien de un espacio que facilita la potenciación de sus habilidades emocionales y aborden los determinantes de género asociados al malestar que sienten.

La estrategia GRUSE va dirigida a cualquier persona, independientemente de su edad o sexo. Esta primera experiencia se desarrolla con mujeres adultas que frecuentan las consultas en los centros sanitarios, incluyendo especialmente a las que presentan síntomas inespecíficos de malestar físico o emocional sin explicación fisiológica aparente, junto a una percepción de incapacidad para afrontar situaciones adversas.

Según diversos estudios, el 75% de las personas tratadas por problemas de depresión o similares en los centros de primaria son mujeres de entre 31 y 50 años de edad y con cargas familiares. Este trabajo en grupo se muestra efectivo para evitar aislamiento social, mejorar la autoestima y fomentar el manejo de las emociones.