Niños conociendo la música.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Niños conociendo la música.
Niños conociendo la música.

Redacción. La concejala delegada de Cultura y presidenta del Instituto Municipal de las Artes Escénicas (Imae), Mª del Mar Téllez; el concejal delegado de Educación e Infancia, Antonio Rojas; el director de Área de Negocio de CaixaBank en Córdoba, Francisco Mateo; y la directora en Córdoba de la Fundación Cajasol, Gloria Ruiz, han presentado hoy 25 de abril en rueda de prensa el espectáculo escolar El coleccionista de paisajes.

Los conciertos escolares tienen por objetivo acercar el mundo de la música al público infantil y juvenil, mediante unas producciones especialmente diseñadas para que los escolares puedan disfrutar de unos espectáculos llenos de música, magia y diversión.

En esta ocasión, y en colaboración con el Ayuntamiento de Córdoba, la Obra Social “la Caixa” y la Fundación Cajasol presentan en el Gran Teatro de Córdoba la producción El coleccionista de paisajes. Una propuesta con una espectacular puesta en escena, sugerente, poética y adaptada a los más pequeños. El espectáculo, al que se han inscrito más de 2.100 alumnos, ofrece a los escolares la oportunidad de acercarse por primera vez a la música clásica de autor del siglo XX.

Muestra a los más pequeños cómo los compositores del siglo pasado se han inspirado en los fenómenos de la naturaleza para llevar a cabo sus obras. Desde el golpe rítmico de un martillo hasta el suave sonido del viento, todo lo que nos rodea crea un fondo musical que nos acompaña sin darnos cuenta a lo largo del día. Son nuestros paisajes sonoros cotidianos. Si sabemos escucharlos, los pequeños descubrirán un mundo sonoro lleno de sugestiones.

Durante el espectáculo, de una hora de duración aproximadamente, se escuchan diversos sonidos que se distinguen en un mismo paraje durante el día y la noche y podremos percibir cómo estos sonidos naturales son absorbidos por instrumentos que los convierten en música de compositores extraordinarios, como Stravinsky o Béla Bartók.

Un personaje pintoresco, el coleccionista de paisajes, se encarga de grabar minuciosamente estas sonoridades que se transforman en música. Y en su locura, es capaz también de mostrar al público las imágenes pictóricas que se esconden detrás de cada melodía. Si se sigue al coleccionista, uno se pierde en el paisaje que se siente, que se escucha y que se ve. En esta ocasión, la dirección musical es de Albert Gumí y la dirección artística de Xavier Erra.