Foto de familia de autoridades asistentes a la inauguración del congreso.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Foto de familia de autoridades asistentes a la inauguración del congreso.
Foto de familia de autoridades asistentes a la inauguración del congreso.

Redacción. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha defendido en la mañana de hoy 11 de abril una nueva Europa basada en las «personas» y los «valores» que alentaron su construcción en una intervención muy crítica con el acuerdo sobre refugiados suscrito entre la UE y Turquía. «Esta Europa no nos representa», ha proclamado en la inauguración del congreso «Córdoba, ciudad de encuentro y diálogo», que reúne en la Universidad de Córdoba (UCO) a expertos internacionales en resolución de conflictos.

Díaz ha protagonizado en el salón de actos de la UCO la inauguración del congreso, que ha contado con la presencia del rector, José Carlos Gómez Villamandos; la alcaldesa, Isabel Ambrosio; el presidente de la Diputación, Antonio Ruiz; el rector de la Universidad Internacional de Andalucía, Eugenio Domínguez; el presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán; y el politólogo y responsable científico del congreso Sami Nair.

La presidenta de la Junta ha dirigido duras palabras contra la política de inmigración desplegada por la UE, que ha calificado de «vergüenza», por abandonar a cientos de miles de refugiados, fundamentalmente procedentes de la guerra de Siria, que están llamando a las puertas de Europa. «Este viejo continente que fue capaz de destruir el muro de Berlín», declaró, «ahora levanta un nuevo muro a los inmigrantes».

Díaz ha recordado precisamente en Córdoba las figuras de Maimónides y Averrores, ambos pensadores «perseguidos» en el siglo XII, para subrayar el valor simbólico de la ciudad de la Mezquita como enclave «especial y único» para reflexionar sobre el diálogo y el entendimiento de culturas.

También el rector de la UCO destacó la «simbología de la ciudad de las tres culturas» a la vez que aludió al «espíritu crítico» propio de la Universidad como escenario idóneo para el debate de ideas. «Padecemos una anemia perniciosa en la búsqueda de soluciones», señaló en relación a la creciente inestabilidad del Mediterráneo. Gómez Villamandos apeló al «diálogo» y al «encuentro» como armas para resolver los graves conflictos de hoy.

Por su parte, la alcaldesa de Córdoba resaltó las virtudes de la ciudad como «lugar de referencia, por su larga historia de solidaridad y tolerancia». «Somos herederos de una larga experiencia en convivencia y mestizaje», lo que justifica, añadió, que Córdoba se convierta en «puente entre los dos márgenes del Mediterráneo, el occidental y el oriental».

Antonio Ruiz, presidente de la Diputación provincial, indicó que una «sociedad capaz de resolver sus conflictos de forma pacífica beneficia a todos», mientras que el rector de la UNIA, Eugenio Domínguez, afirmó que «el diálogo y el entendimiento son lo que hacen que el ser humano sea lo que es».

Finalmente, el politólogo Sami Nair, responsable de la coordinación académica del congreso, admitió que la situación del Mediterráneo «no es buena» y es objeto de «nuevas amenazas». «Nuestro deber», sostuvo, «es entender qué está pasando», y deseó que el congreso permita un «diálogo fructífero».