Médico.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Médico.
Médico.

Redacción. La Consejería de Salud extiende el cribado de cáncer de colon a unos 11.000 usuarios de los centros de salud Aeropuerto (3.300) y Poniente en la capital (6.700) y también, en la Unidad de Gestión Clínica de Bujalance (1.100). Así lo ha puesto hoy 31 de marzo de manifiesto la delegada del ramo, María Ángeles Luna, en la rueda de prensa que esta mañana ha tenido lugar en el centro de salud Aeropuerto.

Luna ha destacado que la incorporación de los dos nuevos centros se producirá a corto plazo. Asimismo, la Consejería de Salud tiene previsto continuar avanzando y que, a finales del 2016, el programa de detección precoz de cáncer de colon esté implantado en más del 50% y continuar su extensión para que, en 2017, se pueda finalizar la implantación.

El proceso de cribado de cáncer colorrectal se implantó en Córdoba a finales de abril de 2015 y desde entonces más de 5.300 personas se han beneficiado del mismo, siendo un total de 1.315 las personas que se han realizado el test de sangre oculta en heces. Hasta el momento, la población diana ha sido de 6.700 personas de entre 50 y 69 años del centro de salud de Poniente, donde ha arrancado este programa de detección precoz.

A los pacientes que dieron positivo en el test de sangre oculta en heces se les indicó la realización de una colonoscopia. En total, en el marco de este programa de cribado, se han realizado hasta la fecha 62 colonoscopias. A 47 de los pacientes que se sometieron a esa prueba se le extirparon sobre la marcha los pólipos detectados. Concretamente, en uno de estos pólipos extirpados ya existía un adenocarcinoma, si bien al detectarse en un estadio muy inicial, su extirpación ha permitido la curación.

La importancia de la colonoscopia radica en que la mayoría de los adenocarcinomas de colon se desarrollan sobre una lesión denominada pólipo adenomatoso. Desde que aparece un pólipo adenomatoso hasta que se desarrolla un cáncer de colon, pasa una media de 10 años, por lo que detectarlo en estadios precoces o identificar las lesiones previas a la aparición del tumor derivará en una disminución de la tasa de mortalidad y de la incidencia.

El test de sangre oculta en heces y la colonoscopia en las personas en las que están indicadas estas pruebas se llevan a cabo en Hospital Reina Sofía. La delegada ha recordado que “el objetivo de esta importante medida contemplada en el Plan Integral de Oncología de Andalucía es reducir la incidencia y mortalidad por cáncer colorrectal entre la población andaluza, así como mejorar la calidad de vida en los casos detectados”. La población diana son hombres y mujeres de entre 50 y 69 años de edad sin antecedentes familiares o personales de esta enfermedad o de otros síndromes digestivos. Este tipo de cáncer tiene una incidencia en la comunidad de más de 5.700 casos nuevos al año y 32.000 en toda España. En nuestra área centro de Córdoba la incidencia en 2014 fue de 65 casos por 100.000 habitantes.

Luna ha estado acompañada por el gerente del Distrito Sanitario Córdoba y Guadalquivir, José Manuel Cosano, el responsable de la Unidad de Gestión Clínica de Oncología Médica del Hospital Reina Sofía, Enrique Aranda, el especialista de la Unidad de Gestión Clínica de Aparato Digestivo, Antonio Hervás, y por el director de la Unidad de Gestión Clínica de Poniente, Román Fernández.

Desde el Distrito Sanitario Córdoba-Guadalquivir se remitirán, durante el segundo semestre del año, las cartas a la población susceptible de poder beneficiarse del cribado, indicándoles que pueden participar de manera voluntaria en este programa e informándoles del beneficio del mismo. En dicho envío se incluye un sobre franqueado para que la persona que lo desee confirme por escrito su participación, tras lo que recibirá en su propio domicilio el kit para la prueba de sangre oculta en heces. Éste deberá entregarse en el centro de salud de Poniente, quien lo remitirá a los laboratorios del Hospital Reina Sofía.

Los resultados se comunicarán por correo o por teléfono. En caso de ser negativos, se ofrecerá una cita nueva a los dos años y aquellas personas con un resultado positivo, serán remitidas en primera instancia al centro de salud, para que en consulta reciban información de los siguientes pasos del circuito asistencial.

Lo primero que se comunicará a la persona que acude tras un test positivo es que encontrar sangre en heces no quiere decir que la causa sea un cáncer. De hecho, las causas más frecuentes son las hemorroides y los pólipos benignos, por ejemplo; y sólo entre un 4-9% de los pacientes con sangrado presenta cáncer.

Si se estima necesario se indicará una colonoscopia, para la que se ofrecerá una cita en el Hospital Reina Sofía. En función de los hallazgos de la misma, la persona podrá volver al cribado en diez años si éste fuera normal, podrá ser derivada a una consulta de Aparato Digestivo si se encuentra una patología no tumoral y, de ser diagnosticada de cáncer, entrará inmediatamente en el circuito habitual del proceso asistencial de cáncer colorrectal de Andalucía.

El cáncer de colon es uno de los tumores malignos más frecuentes en Europa. Si se considera conjuntamente a hombres y mujeres afectados por esta patología, es el más frecuente. La incidencia estimada para 2015 en España es de 30.230 nuevos casos. En Andalucía, con una incidencia estimada para 2013 de 5.700 casos, ocupa el tercer lugar en hombres, después del cáncer de pulmón y próstata, y el segundo en mujeres, después del cáncer de mama.

Es un cáncer que se caracteriza por no causar ninguna molestia hasta que se encuentra muy avanzado, por lo que es fundamental hacer un diagnóstico precoz y detectarlo antes de que empiece a dar síntomas, para que su tratamiento sea más fácil y aumenten las posibilidades de curación.

Junto a los programas de cribado, los expertos recuerdan que llevando una vida saludable se podrían evitar más del 50% de los tumores de colon y recto. Es por ello que se incide en mantener una dieta equilibrada, rica en fibra, frutas y verduras; reducir el consumo de grasas y carnes rojas; realizar ejercicio físico de manera regular; mantener un peso adecuado; y evitar el consumo de alcohol o tabaco.

Los estudios realizados hasta la fecha han demostrado que, efectivamente, el cribado reduce en un tercio la mortalidad de este tumor, en torno a un 33% aproximadamente. Dicha reducción viene determinada por dos motivos, principalmente. Por un lado, porque si se detectan lesiones benignas precancerosas pueden extirparse antes de que lleguen a convertirse en un cáncer; y por otro, porque de tratarse de un cáncer la detección en estadios precoces eleva la curación y la supervivencia hasta el 90%. Ello conlleva, a su vez, otras cuestiones muy importantes, como son la mejora de la calidad de vida, con la aplicación de tratamientos menos agresivos, y la reducción del impacto socioeconómico de la enfermedad.

Los beneficios en calidad de vida y años de vida ganados de otros programas de cribado implantados en Andalucía, como el de cáncer de mama y cáncer de cérvix, avalan esta apuesta de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales por garantizar no sólo que la población cuente con la información necesaria sobre el cáncer, sino también por asegurar que se cuente con un diagnóstico rápido y fiable, con programas que reduzcan la incidencia de los tumores malignos y su mortalidad y con todos los recursos humanos y tecnológicos necesarios para una asistencia de calidad y ajustada a la evidencia científica.