Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Marta Pérez Lindo.- Los caracoles son considerados uno de los alimentos afrodisiacos, por su alto contenido en proteína, concretamente en albúmina. Antiguamente estaban considerados como efectivos para el amor y el apetito sexual. La carne de caracol con vino fuerte era muy popular entre los romanos.

Caracoles
Los caracoles, alimento afrodisíaco

Se denominan afrodisiacos, nombre que proviene de la Diosa griega del amor Afrodita, a cualquier sustancia que aumente el apetito sexual.

Cuidar tu alimentación, es también cuidar tu vida sexual.

A continuación citamos algunos de los alimentos más importantes que favorecen la libido y otros que lo disminuyen.

Alimentos que incrementan el deseo sexual

El cacao. El chocolate provoca sensaciones similares a estar enamorado. Cuando comemos chocolate liberamos serotonina, que produce placer. El cacao también contiene teobromina, que es un alcaloide que aumenta nuestro estado de ánimo. Además, ingerir chocolate produce en nuestro cerebro endorfinas que dan sensación de bienestar y felicidad. Hablamos de chocolates con al menos un 70% de cacao. Por todo esto, no es nada raro que se nos antoje comer chocolate. Las bebidas achocolatadas aumentan aún más la libido por estar mezcladas con calcio, que favorece nuestra sensibilidad.

El plátano. Tiene un alto contenido de magnesio, potasio y vitaminas tipo B, necesarias para la producción hormonal sexual.También el huevo y el caviar tienen altos contenidos en vitaminas B.

La miel. Su fructuosa es digerida lentamente por nuestro organismo, lo que hace que mantengamos niveles altos de energía. Contiene vitaminas del grupo B que favorecen al buen estado de ánimo y la estabilidad hormonal. En la antigua Persia acostumbraban a consumir agua con miel antes de sus bodas para aumentar su deseo sexual.

El aguacate. El aguacate es rico en potasio y vitamina B6, que mejora la producción de hormonas masculinas. Además, provee al cuerpo más energía gracias a su ácido fólico y permite estimular el sistema nervioso y despertar un gran deseo sexual.

Las ostras. Ya desde la época romana se consideraban como potentes afrodisiacos. Aumentan la cantidad de hormonas sexuales al contener aminoácidos y zinc, es un importante mineral que multiplica la producción de testosterona. El zinc es clave en la sexualidad y la fertilidad. La cantidad suficiente de zinc y ácido fólico, subiría a un hombre hasta en un 74% el recuento de espermatozoides. Las semillas de calabaza, las gambas y el sésamo, también tienen alto contenido en zinc.

La mayor parte de alimentos marinos son considerados grandes afrodisiacos, como los camarones.

Las nueces. Al igual que las almendras y los cacahuetes, contienen omega 3, que es la grasa buena que aumenta la producción de hormonas sexuales. Además, produce un alto nivel de energía y aumenta nuestro estado de ánimo. Este afrodisiaco estaba presente en todas las noches de bodas y en la mayoría de postres chinos. Todos los pescados ricos en omega 3 también despiertan nuestro deseo sexual, algunos de ellos son: el salmón, las sardinas, las truchas y el atún blanco.

Alimentos que disminuyen el deseo sexual.

Según los expertos, una dieta alta en grasas animales puede ir disminuyendo el deseo sexual a lo largo del tiempo. Al igual, el azúcar no es bueno para la libido y afecta de lleno a la testosterona.

Hamburguesas. En general, las frituras y comida procesada, afectan contrayendo los vasos sanguíneos del pene, reduciendo la respuesta y el deseo sexual.

Para tener una buena libido, se necesita que la sangre fluya libremente. Los alimentos ricos en grasa, como las comidas rápidas, patatas fritas y mantequilla, te hacen sentir débil y cansado, con poca energía, disminuyendo tu apetito sexual.

Dulces. Los alimentos con azúcar, y aún más si están procesados, contienen grasas trans que afectan la libido. Al ingerir dulces, se obstruyen las arterias, reduciendo el flujo de oxígeno a los órganos, incluyendo los sexuales. El azúcar también afecta la fertilidad, ya que se reduce los glóbulos blancos necesarios para producir espermas y óvulos.

El alcohol. A veces lo confundimos y creemos que es una bebida afrodisiaca por su efecto desinhibidor, pero es totalmente contrario. Lo cierto es que disminuye la testosterona y la respuesta sexual. El alcohol disminuye la sensibilidad. Es un frecuente error utilizar el alcohol cuando el objetivo es aumentar el rendimiento sexual. Exceptuando el vino tinto, que si se considera una bebida afrodisiaca que aumenta el deseo sexual, según demostró la Universidad de Florencia. El consumo moderado (1 o 2 copas al día) de vino tinto aumenta el flujo sanguíneo de las zonas claves del cuerpo.

Los refrescos. Según un estudio publicado en The New England Journal of Medicine, consumir de manera excesiva y frecuente refrescos está relacionado con la depresión, además de influir en enfermedades que afectan nuestra vida sexual, como la diabetes y la obesidad.

El café. Es muy bueno para despertarse, pero, según un estudio de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, beber demasiado café reduce los niveles de cortisol, hormona del estrés, que afecta a la glándula adrenal, reduciendo la energía e inhibiendo el deseo sexual.

Fuera de estos alimentos y bebidas, el tabaco se considera como un inhibidor de la erección. Porque al fumarlo o masticarlo se contraen los vasos sanguíneos que reduce el flujo de sangre hacia los genitales.

Una dieta rica en proteínas y vitaminas y bajas en hidratos de carbono aumentará nuestro deseo y placer sexual, según el libro “La mujer multiorgasmica”.

Además de una buena alimentación, descansar bien y tener un nivel bajo de estrés es clave para aumentar el deseo sexual.

“El amor es tan importante como la comida, pero no alimenta”

Gabriel García Márquez