Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción.Los arándanos, de los que ya se conocía su capacidad para reducir potencialmente el riesgo de enfermedades del corazón y el cáncer, también podrían ayudar a prevenir el Alzheimer.

Una nueva investigación presentada por  científicos de a Universidad de Cincinatti (Estados Unidos)  refuerza la idea de que esta fruta, cargada de antioxidantes saludables, podría ayudar a prevenir los efectos devastadores de esta forma común de demencia.
«Nuestros nuevos resultados corroboran los de estudios previos en animales y estudios preliminares en humanos, reforzando la idea de que los arándanos pueden tener un beneficio real para mejorar la memoria y la función cognitiva en algunos adultos mayores», dice Robert Krikorian, Ph.D., líder del equipo de investigación.

Arándanos
Los arándanos, fuente de salud

Estos beneficios podrían deberse a los efectos saludables de flavonoides y antocianinas, que se han demostrado que mejoran la cognición de los animales. Krikorian y sus colegas de la Universidad de Cincinnati Academic Health Center llevaron a cabo dos estudios en humanos para el seguimiento de ensayos clínicos anteriores.
En un estudio participaron 47 adultos de 68 años o más, que tenían deterioro cognitivo leve, una condición de riesgo para la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores les dieron ya sea polvo de arándanos liofilizado, lo que equivale a una taza de bayas, o un polvo placebo una vez al día durante 16 semanas.
«Hubo una mejora en el rendimiento cognitivo y la función cerebral en los que tenían el polvo de arándanos en comparación con los que tomaron el placebo», dice Krikorian. «El grupo de arándanos mostró una mejora de la memoria y un mejor acceso a las palabras y conceptos.» El equipo también realizó la resonancia magnética funcional, que mostraron una mayor actividad cerebral en los que ingiere el polvo de arándanos.

Se concluye que esta dieta podría reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer en un 50%.

El segundo estudio incluyó a 94 personas de edades 62 a 80 años que tenía problemas menos graves. Los resultados no fueron tan definitivos como con el primer estudio y Krikorian cree que los dos estudios indican que los arándanos pueden ser más eficaces en el tratamiento de pacientes con deficiencias cognitivas, pero no mostrarían el mismo beneficio  para las personas con problemas de memoria menores o que aún no han desarrollado problemas cognitivos.
Los investigadores presentaron su trabajo en la 251ª reunión anual de la American Chemical Society, la sociedad científica más grande del mundo, el 13 de marzo.
Actualmente 5,3 millones de personas sufren de la enfermedad de Alzheimer.
El equipo tiene previsto realizar un nuevo estudio de arándanos con un grupo pequeño de personas,  de 50 a 65 años. El grupo incluiría a las personas en riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, tales como aquellos que son obesos, tienen presión arterial alta o colesterol alto. Este trabajo podría reforzar aún más a los investigadores sobre la prevención de  la aparición de los síntomas del Alzheimer.