El delegado de Cultura junto a Rafael Botí Torres.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El delegado de Cultura junto a Rafael Botí Torres.
El delegado de Cultura junto a Rafael Botí Torres.

Redacción. El delegado de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Alcalde, junto con el director del Museo de Bellas Artes de Córdoba, José Mª Palencia, y Rafael Botí Torres, han presentado en el Museo de Bellas Artes la importante donación que este último ha realizado a este Museo en 2015.

Según ha informado el delegado de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Alcalde, con esta magnífica donación se han conseguido dos objetivos: por un lado, incrementar la importante colección de dibujos y de obra sobre papel que este Museo conserva, y por otro, completar en lo posible el elenco de obras con las que Rafael Botí padre se encuentra representado en este Museo.

Así, para alcanzar el primero de los objetivos, en un primer momento Rafael Botí cede de su colección particular un dibujo de José Caballero (Huelva 1915-Madrid 1991) “Hilandera”, obra relacionada con el cuadro existente en el Parador Nacional de Turismo de Córdoba.

En una segunda fase quedó incorporado al Museo un dibujo “El molino feliz”, de Antonio Merlo Vázquez (Córdoba, 1896 – Bayona, 1993), pintor ilustrador cordobés muy poco conocido en España debido a su exilio francés en momentos posteriores a la guerra civil; otro dibujo “La dama de la guitarra” de los inicios de la trayectoria de Agustín Ibarrola (Bilbao, 1930), pintor vasco asociado al cordobés Equipo-57, y dos litografías “La Rábida” y “Palos de Moguer” de Daniel Vázquez Díaz (Nerva, Huelva, 1882 – Madrid,1969), el indiscutible maestro artístico de Rafael Botí, presentando paisajes onubenses.

Por último, la donación se completa con tres óleos “Hilandera”, “Amalia la gitana” y “Córdoba callada o Arquitectura moderna”, de Rafael Botí (Córdoba, 1900-1995) que complementan a las dos obras ya existentes con anterioridad, y que dejan al artista suficientemente representado en las diferentes épocas, formas y peculiaridades en el tratamiento del paisaje urbano cordobés.

Para Francisco Alcalde, estas nuevas donaciones, que se suman a otras de años anteriores, sitúan a Rafael Botí Torres como uno de los grandes mecenas de la cultura cordobesa contemporánea.

Relación de obras donadas: Pepe Caballero: Hilandera. 1951. Grafito y tinta china sobre papel agarbanzado. 315 x 225 mm. Obra relacionada con el cuadro existente en el Parador Nacional de Turismo de Córdoba.

Rafael Botí: Amalia la gitana. 1917. Óleo sobre lienzo. 55,5 x 43,3 cm. Retrato de una modelo que también fue de Julio Romero de Torres.

Rafael Botí: Córdoba callada o Arquitectura moderna. 1960. Óleo sobre lienzo. 54 x 65,5 cm. Esta obra, junto con la siguiente, son significativas en la trayectoria artística del autor.

Rafael Botí: Abstracto cordobés. 1986. Óleo sobre lienzo. 46 x 38 cm.

Agustín Ibarrola: La dama de la guitarra. 1951. Carboncillo sobre papel kraft. 110 x 80 cm

Antonio Merlo: El molino feliz. 1920. Mixta sobre papel. 25,8 x 18,2 cm.

Daniel Vázquez Díaz: La Rábida. 1929. Litografía. 50 x 70 cm.

Daniel Vázquez Díaz: Palos de Moguer. 1929. Litografía. 50 x 70 cm.