María Luisa Cobos, Marí Ángeles Luna, Marina Álvarez y Enrique Aranda tras la firma del convenio.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Luisa Cobos, Marí Ángeles Luna, Marina Álvarez y Enrique Aranda tras la firma del convenio.
María Luisa Cobos, Marí Ángeles Luna, Marina Álvarez y Enrique Aranda tras la firma del convenio.

Redacción. La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Mari Ángeles Luna; la gerente del Hospital Universitario Reina Sofía, Marina Álvarez, y la presidenta de la Asociación Española Contra en Cáncer (AECCC) en Córdoba, María Luisa Cobos, han firmado un acuerdo de colaboración para que voluntarios de este colectivo puedan ofrecer apoyo emocional a familiares y pacientes oncológicos atendidos en los distintos centros que integran el complejo sanitario Reina Sofía.

El documento tendrá vigencia de un año y permitirá contará con la participación de hasta 80 voluntarios de la Asociación Española Contra el Cáncer para acompañar a los pacientes y sus familiares fundamentalmente en las plantas de hospitalización del General, Provincial y Materno Infantil, así como en la UCI de adultos y pediátrica. Este acuerdo ha sido posible gracias a las gestiones realizadas desde la Unidad de Participación Ciudadana del hospital, que coordina las actividades del voluntariado que se desarrolla en el hospital.

El objetivo principal de esta iniciativa es reducir las alteraciones emocionales y sociales que puedan surgir como consecuencia de padecer algún tumor y acompañar a pacientes y familiares en un momento crucial de su vida. Este voluntariado ya lleva tiempo colaborando con el Hospital Reina Sofía y este acuerdo se justifica ante el nuevo plan de actuación en Participación Ciudadana, que está motivando rúbricas con el voluntariado de asociaciones y fundaciones que prestan apoyo en el complejo sanitario.

La delegada indica que “cuando el diagnóstico de algún tipo de cáncer irrumpe en la vida de alguien es importante que, además de recibir la mejor atención sanitaria posible, estas personas se sientan arropadas y acompañadas por otras que, en muchas ocasiones, han pasado por una situación similar y cuentan con formación en psicooncología”.

Esta colaboración se concreta en diferentes programas relacionados con visitas hospitalarias, pisos de acogida, acompañamiento personal, actividades lúdicas, talleres, acogimiento, etc. Además, este apoyo emocional que presta el voluntario también se hace extensivo a pacientes trasplantados o que se encuentran a la espera de recibir un trasplante. En esta línea, la AECC dispone de tres pisos en la ciudad (dos destinados a pacientes oncológicos y sus familiares y uno para enfermos trasplantados y familiares) y asume los gastos derivados de su uso (luz, agua, mantenimiento, etc.)

Por su parte, la gerente del hospital explica que “uno de los programas en los que participan estos voluntarios, bajo el título ‘Voluntariado testimonial’, propicia el encuentro entre mujeres con cáncer de mama que han superado la enfermedad y otras que se encuentran en pleno proceso. En este caso, las veteranas se convierten en un referente para afrontar la enfermedad, empatizan con las pacientes a través de su experiencia y les ayudas a hacer más llevadero el momento difícil que atraviesan”.

En el caso de las visitas para acompañamiento y apoyo emocional, el horario será de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas organizados en grupos de entre 4 y 6 voluntarios. Las actividades puntuales pasan por facilitar libros o revistas para su lectura, dar descanso al familiar o cuidador principal en ocasiones puntuales (siempre con el consentimiento de todas las partes: pacientes, familiares y personal responsable de planta). En este sentido, el convenio deja claro que “en ningún caso las personas voluntarias podrán realizar tareas correspondientes a los profesionales del hospital” y que “el personal voluntario será supervisado por el personal responsable de la AECC y de la unidad o servicio donde realice su actividad”.