El delegado de Economía, Manuel Carmona, y la coordinadora del IAM, Ana Díaz en la inauguración de las jornadas .

Javier Collado

Dobuss

 

El delegado de Economía, Manuel Carmona, y la coordinadora del IAM, Ana Díaz en la inauguración de las jornadas .
El delegado de Economía, Manuel Carmona, y la coordinadora del IAM, Ana Díaz en la inauguración de las jornadas .

Redacción. El delegado de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Manuel Carmona, y la coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer en Córdoba, Ana Díaz, acompañados por la presidenta de la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, PALEM, Rafaela Pastor, y la filósofa feminista y escritora, Victoria Sendón de León, han inaugurado la jornada conmemorativa y de reivindicación “22 de febrero día por la Igualdad Salaria entre Mujeres y Hombres” organizada por el IAM y PALEM.

El delegado de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, ha puesto de manifiesto la realidad que ofrece el mercado laboral relegando a la mujer a un segundo plano, “lo que equivale a trabajos más precarios y peores sueldos”, aunque se desempeñen las mismas tareas. El responsable territorial ha incidido en que la sociedad no puede prescindir del 50% de sus recursos humanos, “porque supone una importante pérdida de talento que lastra la competitividad empresarial y dificulta el progreso económico” y ha hecho hincapié en la necesidad de que las administraciones deberán seguir apostando por la igualdad real en todos los ámbitos, “porque sin igualdad no hay progreso”.

Carmona ha destacado que la Junta trabaja en pos de la igualdad desde hace mucho tiempo “siendo el colectivo femenino, grupo preferente en todas sus líneas de ayudas, programas o incentivos, porque sabemos de la importancia de las mujeres en el desarrollo económico de los pueblos y ciudades”.

Por su parte la coordinadora del IAM ha dicho que la falta de conciliación y de corresponsabilidad masculina en el entorno del hogar, junto con los roles adjudicados a las mujeres son la principal causa de esta desigualdad salarial y profesional. Ana Díaz ha puesto de manifiesto que la mujer está condenada a ser más pobre que el hombre, “no solo por el hecho de que puede dedicar menos horas al trabajo remunerado o por la dificultad que tiene de aspirar a puestos de responsabilidad, si no porque en su futuro verá mermado también el importe de su pensión por jubilación al haberse visto obligada a cotizar por menos tiempo y por un importe económico menor”.

Así mismo la coordinadora del Instituto de la Mujer ha explicado que el gobierno andaluz, en respuesta a esta situación, contempla en la Reforma de la Ley andaluza una serie de medidas para luchar contra la discriminación laboral entre los que se encuentran la capacidad Sancionadora a las empresas por discriminación de sexo o por incumplimiento de obligaciones en razón de género; o la coeducación trasversal, para que los niños aprendan nuevas masculinidades vinculadas a los cuidados y el trabajo doméstico, lo que repercutirá en el futuro en el mercado laboral haciéndolo más justo.

Otras de las medidas contempladas son: que la Inspección de Trabajo planifique medidas para combatir la discriminación salarial así como el acoso sexual y el acoso por razón de sexo; la creación de un Plan andaluz específico extraordinario que incluirá la realización de autorías que permitan analizar las diferencias retributivas en mujeres y hombres en las empresas de Andalucía, sus causas y su evolución en el tiempo; Creación de un Registro de Planes de Igualdad en las empresas; en materia de negociación colectiva fomentar la inclusión de cláusulas de igualdad de género persiguiendo o sancionando las cláusulas o convenios discriminatorios; y en cuanto a conciliación, los centros de trabajo en Andalucía que cuenten con 500 o más personas deberán promover la instalación y dotación de un centro infantil y en los servicios públicos, se garantizarán las medidas para facilitar la conciliación y se impulsaran medidas de flexibilización horaria y jornadas parciales.

A pesar de la lucha por equiparar niveles de empleo las mujeres en la provincia de Córdoba siguen soportando peores cifras que los hombres. El 55,5% de personas desempleadas son mujeres y el 44,5% de hombres. Del total de contratos realizados en la provincia durante enero de este año, el 36% fue a parar al colectivo femenino y el 64% al de hombres. En cuanto a afiliación, el 46% son mujeres, cifra que cae en picado si nos fijamos en el régimen de autónomos donde las mujeres solo representan el 33%. Solo en el régimen agrario las mujeres superan a los hombres. Esto nos dice que en sectores con requerimientos de mayor cualificación las mujeres siguen perdiendo puestos con respecto a los hombres.

Pero si nos centramos en los datos de la EPA, las cifras son aún más elocuentes. La Tasa de actividad masculina es del 64,51% mientras que la femenina es del 49,98%, en torno a los 15 puntos por debajo. La Tasa de Empleo masculina está en el 47,16% y la femenina en cambio se sitúa en el 33,43%, 14 puntos por debajo. En lo único que las mujeres superan a los hombres es en la Tasa de Paro que es del 33,11% frente al 26,90% en los hombres, ellos algo más de 6 puntos menos.

Para el delegado de Economía, estos datos demuestran la necesidad de seguir trabajando por conseguir una igualdad real entre hombres y mujeres en el ámbito laboral y en este sentido las políticas activas de empleo puestas en marcha por la Junta desarrollan un papel importante, entre ellas las desarrolladas por Andalucía Emprende que ofrecen una visión más optimista “aunque sin ser la que nos gustaría”. El 40% de las empresas creadas a través de esta Fundación son puestas en marcha por mujeres. Esto es un dato importante porque significa que de las 10 empresas que se ponen en marcha gracias a la red de apoyo a los emprendedores, 4 son de mujeres, “y el número de mujeres que se lanzan a crear su propia empresa o hacer realidad una idea de negocio va en aumento año tras año multiplicándose por cinco desde el 2008”.