Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Marta Pérez Lindo. A menudo nos obsesionamos con mitos del sexo, como la duración del coito.

Sin embargo, ¿Qué preferimos, tener un coito de larga duración o llegar al máximo placer sexual sin importar el tiempo que tardemos?Esa maravillosa forma de sentir
Sorprendentemente la mejor marca coital está considerada entre 7 y 13 minutos, según el Journal of Sexual Medicine. Ya podemos deshacernos de la preocupación de aguantar más o menos en la “cama”.

Algo que sí deberíamos preguntarnos es ¿qué nivel de satisfacción tenemos durante la actividad sexual? Y aquí la relación entre duración y placer no suele ser muy directa. ¿Somos capaces de proporcionar orgasmos a nuestra pareja? Esta misma pregunta le hizo Fortenberry, médico de la universidad de Indiana, a las parejas que participaron en su estudio, los resultados que obtuvo fueron que solo el 63% de las mujeres confirmaron haber alcanzado el clímax con sus parejas durante su última relación sexual frente al 85% de los hombres que aseguraban que sus parejas si habían llegado al orgasmo. Saber cómo provocar un orgasmo a tu pareja resulta ser muy satisfactorio para ambos

¿Qué es lo que sentimos cuando llegamos a él?
El orgasmo es subjetivo, cada persona es capaz de describirlo de forma distinta, pero todos compartimos que cuando tenemos un orgasmo tenemos una descarga de tensión sexual. Durante el orgasmo se nos activa una pequeña parte del cerebro detrás del ojo izquierdo, llamada corteza orbitofrontal, que sufre un apagón al llegar clímax. Esta parte del cerebro es donde se encuentra nuestro razonamiento, por esta razón varios investigadores afirman que cuando tenemos un orgasmo perdemos el control. Esta parte del cerebro también se activa al consumir chocolate, heroína y cocaína. La función cerebral más cercana al orgasmo es la de orinar.

¿Hay diferencia entre el orgasmo de las mujeres y el de los hombres?
La diferencia entre hombres y mujeres cuando experimentamos un orgasmo no es tan notoria. Sin generalizar, cuando hablamos de orgasmo en mujeres podemos llamarlo placer mental, puesto que no todas las mujeres tienen orgasmos solo por el hecho de tener sus genitales estimulados, sino que entran en juego otras actividades. Mientras que en hombres hablaríamos de un placer más corporal, con mayor facilidad orgásmica a través de la estimulación.
Un dato muy interesante es que cuando la mujer está en situación de gran ansiedad el cerebro decide que tener sexo no es la mejor opción. Un ejemplo claro es que en los campos de concentración nazis las mujeres dejaban de ovular y de menstruar, debido a su elevado nivel de ansiedad.
¿Tardan más las mujeres en llegar al orgasmo que los hombres?
Esto ha pasado a ser casi una afirmación, errónea. La respuesta no es que las mujeres tarden más que los hombres en llegar al clímax, sino que la estimulación a la mujer a veces pueden ser poco acertada o escasa. Una estimulación placentera al mismo nivel que la que el hombre puede recibir es el camino para llegar al orgasmo en la misma brevedad de tiempo. Cabe decir, que si es cierto que los chicos suelen reaccionan ante un estímulo de forma más rápida que las chicas.
Uno de los mayores problemas en nuestro día a día para no experimentar más orgasmos es la manera de tener relaciones sexuales, seguimos un guion en nuestra actividad sexual estructurado en tres partes: los preliminares, una expresión poco acertada que nos indica que lo que viene después es supuestamente mejor o más importante, el coito y, finalmente, el orgasmo. Así basamos la mayoría de personas nuestras relaciones íntimas. Por lo que el problema lo tenemos justo en frente, la constante repetición del mismo esquema una y otra vez, incitadas por el porno, la televisión, el cine, etc. solo consiguen que los hombres alcancen orgasmos pensando que han hecho todo lo que estaba en sus manos para que ella también sienta placer. Esto pasa por la repetición de un modelo social masculino dónde la mujer es estimulada de manera equivocada, en algunas ocasiones.
¿Cómo hacer que tu pareja llegue al orgasmo?
Provocar orgasmos en una mujer es tan sencillo como acariciar el clítoris, sin desvalorar hacer sentir placer por todo el cuerpo. Desmontar el mito vaginal es una tarea difícil, pero con algunos datos podemos enterderlo mejor. Para comparar hasta qué nivel no es tan placentera la penetración para las mujeres, es que la vagina es tan poco sensible que en muchos casos se puede practicar operaciones sin anestesia, estamos hablando de que solo el primer tercio de la vagina tiene terminaciones nerviosas que nos producen placer. Esto no quiere decir que la penetración sea insatisfactoria, cuestión de gustos. Pero cuando es acompañada por otras actividades como el roce corporal, las caricias, besos… la satisfacción incrementa considerablemente.
Por lo que amoldarse a los gustos sexuales del otro es una tarea muy gratificante, beneficiosa para la relación. Es muy importante saber qué nos gusta y expresarlo a nuestra pareja.
Si ya dominamos el orgasmo, ¿cómo llegar a tener varios durante una relación sexual? la multiorgasmia.
¡Y es que si el orgasmo es tan placentero, la multiorgasmia debe ser la bomba!
La multiorgasmia es la capacidad de experimentar dentro de un mismo acto sexual varios orgasmos entre 30 segundos y un minuto. Cualquier mujer podría llegar a ser multiorgasmica. La explicación de la multiorgasmia en la mujer es que después del orgasmo se produce una recuperación del estado previo a la excitación, en la que si se reestimula antes de que disminuya la tensión sexual se puede seguir experimentando varios orgasmos sucesivos.
Los hombres también pueden ser multiorgasmicos pero en menor medida, en el caso de los chicos tenemos que diferenciar entre el orgasmo y la eyaculación, en el primero el hombre siente una sensación subjetiva de placer con respuestas fisiológicas de contracciones musculares involuntarias, y el segundo es la expulsión del líquido seminal por la uretra. Los hombres que experimentan multiorgasmos no eyaculan en cada uno de sus orgasmos, sino que controlan la eyaculación y cuando deciden eyacular, la sensación suele ser más placentera.
Las claves para tener orgasmos están en la autoexploración y el descubrimiento de nuestros puntos más sensibles. Esto recomiendan muchos sexólogos, que aseguran que para experimentar orgasmos o, incluso, multiorgasmos es necesario el autoconocimiento del propio cuerpo y la respuesta sexual. Masturbarse puede ser una buena forma de hacerlo.

“Escribir es como hacer el amor.
No te preocupes por el orgasmo, preocúpate del proceso.”
Isabel Allende