Hospital Universitario Reina Sofía.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Hospital Reina Sofía, Córdoba.
Hospital Reina Sofía, Córdoba.

Redacción. Los profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía han recibido la acreditación Medalla de Plata que otorga la Red Andaluza de Servicios Sanitarios Libres de Humo (RASSLH) en reconocimiento a su fructífera trayectoria antitabaco y a su implicación activa en la erradicación de este hábito insano con numerosas iniciativas. La Medalla de Plata es el máximo nivel de reconocimiento que se concede en España en el ámbito de las actividades de promoción y prevención en tabaquismo entre los centros sanitarios.

A la entrega de esta acreditación, que tuvo lugar a mediados del pasado mes de diciembre en el acto inaugural de las IX Jornadas de Salud Pública, acudieron en representación del hospital el director de Servicios Generales, José Luis Gómez de Hita; el jefe de servicio de control de gestión y proyectos, Pedro López, y el médico del trabajo, Antonio Ranchal. El hospital cordobés es uno de los centros adheridos a la Red Europea de Hospitales Sin Humo (ENSH), que desarrolla una estrategia integral común de prevención, control y tratamiento del tabaquismo.

El tabaquismo es una de las principales amenazas frente a la salud en el siglo XXI que se podría evitar con la puesta en marcha de acciones a nivel supranacional, estatal, autonómica y local para el control del tabaco, de ahí que el Hospital Reina Sofía desarrolle políticas de prevención de consumo de tabaco, de promoción de los espacios sin humo y de ayuda a las personas que desean abandonar este hábito. Por todo ello, consciente de que los profesionales sanitarios son una pieza importante en la intervención contra el tabaquismo, el Hospital Reina Sofía lleva trece años desarrollando actividades de sensibilización y para evitar que se fume en las dependencias del centro dentro de su Plan contra el tabaco.

Concretamente, entre las iniciativas que se llevan a cabo en este ámbito destacan una consulta de deshabituación tabáquica dirigida a profesionales, la activación de un protocolo de actuación en pacientes hospitalizados fumadores para paliar los efectos del síndrome de abstinencia que puede causar la privación de nicotina durante le periodo de ingreso y la creación de una unidad activa de tabaquismo que permite la coordinación interniveles (Primaria y Especializada).

Además, cada año se celebra en el hospital el Día Mundial Sin Tabaco (31 de mayo) con actividades que tratan de llamar la atención sobre los perjuicios del tabaco y en las dos últimas ediciones de la Media Maratón de Córdoba se ha hecho promoción de la importancia de dejar de fumar. El incremento de la señalización en el recinto hospitalario sobre la prohibición de fumar en un centro libre de humo es otra de las actividades que se llevan a cabo.

Desde el hospital también se imparte formación básica (intervención en tabaquismo) entre los profesionales y se realizan periódicamente estudios de prevalencia de tabaquismo. Precisamente, según el último estudio epidemiológico publicado, el 77,2% de los trabajadores del complejo sanitario se declara no fumador o exfumador, mientras que el 22,8% reconoce que fuma. Además, en estos momentos se está realizando otro trabajo sobre consumo de tabaco entre los especialistas internos residentes del hospital.