Yacimiento de Torreparedones. Baena.
Yacimiento de Torreparedones. Baena. / Foto: www.baena.es

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Yacimiento de Torreparedones. Baena.
Yacimiento de Torreparedones. Baena. / Foto: www.baena.es

Redacción. El Pleno de la Corporación del pasado mes de noviembre acordaba integrar Baena en la “Ruta Bética Romana”, esta ruta es un proyecto turístico y cultural que pasa hoy por quince ciudades de las provincias de Sevilla, Cádiz y Córdoba, discurriendo por la provincia más meridional de la Hispania romana, abarcando territorios por los que pasaba la antigua Vía Augusta.

En esta Ruta están comprendidos espacios paisajísticos de gran interés geográfico y natural como son el Parque Natural de la Subbética Cordobesa, la Campiña, el Parque Natural de la Bahía de Cádiz o el Valle del Guadalquivir.

La Bética fue una de las tres provincias en que se dividió Hispania en el año 27 a.C. con motivo de la reorganización imperial llevada a cabo por Augusto. Desde entonces se convirtió en una provincia senatorial gobernada por un procónsul con capital en Corduba. Bajo su dominio, este espacio geográfico fue reconocido por su producción minera, oleícola, cerealística y por el elevado nivel de romanización de sus habitantes. La Vía Augusta era la calzada romana más larga de Hispania con una longitud aproximada de 1.500 km que discurrían desde los Pirineos hasta Cádiz, bordeando el Mediterráneo.

La Ruta Betica Romana persigue desarrollar iniciativas para promocionar conjuntamente una ruta turístico-cultural en Andalucía, coordinar a las administraciones y agentes socioeconómicos buscando la sinergia en sus respectivos objetivos de desarrollo, aumentar y diversificar la oferta cultural y turística de calidad. Las numerosas actuaciones desarrolladas por la Ruta desde su creación, tanto de forma global como particular por cada uno de los ayuntamientos integrantes, han conseguido difundir los valores turísticos de todos ellos y aumentar de manera significativa el número de personas que los visitan, siempre con el patrimonio arqueológico romano como nexo de unión y reclamo prioritario.

Baena se ha incorporado recientemente a este proyecto con el que se pretende ahondar en la difusión y promoción del extraordinario patrimonio arqueológico, especialmente romano, que posee, especialmente, reconocible en el parque arqueológico de Torreparedones, lugar estuvo habitado desde del período Neolítico, a finales del IV milenio a.C., hasta el siglo XVI, convirtiéndose en las épocas ibérica y romana en un destacado núcleo urbano, muy probablemente, la colonia inmune Virtus Iulia Ituci que cita Plinio en el conventus Astigitanus. Aunque hasta el momento se ha excavado sólo un 8 % se pueden visitar y reconocer elementos tan singulares como la monumental puerta oriental, el santuario ibero-romano, el castillo medieval, el mercado público o macellum, parte del decumano máximo, las termas y el foro. Las últimas investigaciones han puesto al descubierto los edificios que rodeaban la gran plaza pública pavimentada en época de Tiberio por Marco Junio Marcelo: el templo, la basílica jurídica, un sacellum dedicado a Dea Concordia, un pórtico norte decorado con esculturas de mármol y la sede del senado local: la curia. A todo esto hay que añadir la importancia del Museo Histórico y Arqueológico Municipal, ubicado en el histórico edificio de la Casa de la Tercia que atesora entre sus fondos las piezas recuperadas en las excavaciones de Torreparedones y otras muchas donadas por particulares. Cuenta con colecciones únicas entre las que destaca la de escultura romana, una de las más importantes del país.
En una reunión celebrada recientemente en Carmona, a la que acudieron la delegada de turismo y cultura del Ayuntamiento de Baena Dolores Cristina Mata y el arqueólogo municipal José Antonio Morena, se dio a conocer a todos los asistentes el potencial que atesoran el yacimiento de Torreparedones y el propio museo arqueológico local.