Fraude.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Andalucía abrirá una oficina de lucha contra el fraude
Andalucía abrirá una oficina de lucha contra el fraude

Redacción. La consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, ha avanzado que la comunidad autónoma impulsará en 2016 su propia Oficina de prevención contra el fraude y la corrupción, cuyo objetivo será «garantizar un control riguroso de los recursos públicos». Así lo ha manifestado tras un encuentro mantenido en Sevilla con Eduardo Cano Romera, jefe de Unidad de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), donde ha defendido como una «exigencia democrática» proporcionar «respuesta inmediata a cualquier duda que los ciudadanos puedan tener sobre la utilización del dinero de todos».

Según ha explicado, la Oficina contra el fraude se creará «con plenas facultades de investigación e inspección», y se ocupará de «prevenir, detectar y denunciar malas prácticas». Una vez en funcionamiento, podrá instar la incoación de expedientes disciplinarios en el ámbito administrativo, exigir responsabilidades e, incluso, denunciar ante el Ministerio Fiscal prácticas y situaciones que pudieran considerarse constitutivas de delito.

Asimismo, desde este órgano se realizarán acciones formativas y de concienciación y se emitirán recomendaciones para evitar la corrupción y las prácticas fraudulentas en el ámbito de la administración pública. «El objetivo es prevenir cualquier tipo de desviación de los fondos públicos que pagan los ciudadanos con sus impuestos», ha destacado Montero.

La consejera ha subrayado que la creación de la Oficina contra el fraude constituye un paso más en la «firme intención» del Gobierno andaluz de aplicar un control efectivo sobre los fondos públicos. En este sentido, se ha referido a algunos de los mecanismos que ya se han implantado en la Junta de Andalucía para la optimización de los recursos públicos y que no tienen parangón en otras administraciones, con medidas para garantizar un mayor control de los fondos y en especial de las transferencias de financiación. «Se trata de intervenir antes, durante y después para aumentar la racionalidad y la mejora de la eficiencia», ha indicado en relación al incremento de las facultades de la Intervención que ya se aplican tanto en la fase de fiscalización previa como en el control financiero permanente.