Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Cielo nocturno zonificación Córdoba. / Foto: Agencia Provincial Energía de Córdoba.
Cielo nocturno zonificación Córdoba. / Foto: Agencia Provincial Energía de Córdoba.

Redacción. El 81% de la superficie total de la provincia de Córdoba, es decir, cerca de 1,2 millones de hectáreas, cuenta ya con zonificación lumínica, tras el apoyo técnico que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha prestado a la Diputación Provincial para la correcta iluminación de los municipios. En total son 65 las localidades cordobesas que han redactado ya sus propuestas para dicha zonificación, diez de las cuales han recibido estos documentos en un acto celebrado en Córdoba y que ha contado con la presencia del director general de Prevención y Calidad Ambiental, Fernando Martínez. Estos municipios son los de Los Blázquez, Villaralto, Torrecampo, Moriles, La Victoria, El Viso, Dos Torres, Conquista, Carcabuey y Belalcázar. Con ello se pretende contribuir a la preservación del patrimonio natural, cultural y científico del firmamento cordobés.

Cabe destacar que en la regulación contra la contaminación lumínica, Andalucía se sitúa a la vanguardia en todo el territorio español con la aprobación en 2010, del reglamento para la protección de la calidad del cielo nocturno y el establecimiento de medidas de ahorro y eficiencia energética.

Como principal instrumento de control, este reglamento establece las bases para la división del territorio andaluz en distintas áreas de protección, al objeto de adecuar los niveles de alumbrado a los usos y actividades de cada zona. Se propicia así la inclusión de criterios ambientales en las instalaciones de alumbrado exterior, tanto públicas como privadas y con la salvedad de las vinculadas a señalización y seguridad. Esta zonificación se supedita al objetivo de compatibilizar los intereses municipales y empresariales con los científicos, ecológicos y de ahorro energético.

Del área total con propuestas de zonificación lumínica, el 31,51 % ha sido ya declarado por la Junta como zona de máxima protección del cielo nocturno (E1) y el 67,92 % se ha definido como áreas de flujo luminoso reducido (E2). Este hecho repercute en una mayor preservación del cielo, incidiendo directamente en el fomento del turismo astronómico y del empleo verde.

El cielo nocturno de Andalucía está considerado, por sus condiciones geográficas y climatológicas, uno de los mejores de Europa para la realización de observaciones astronómicas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la contaminación lumínica es el principal enemigo de la observación del cielo ya que disminuye la visibilidad de los astros, perturba el desarrollo natural de los ecosistemas y puede afectar a la salud de las personas.