Susana Díaz.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Susana Díaz.
Susana Díaz.

Redacción. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha manifestado su confianza en que se produzca una bajada del tramo autonómico del IRPF en Andalucía en 2016, como prometió en su debate de investidura, tras el encuentro que celebran hoy los grupos parlamentarios del PSOE-A y Ciudadanos para este fin. Con ello, ha subrayado la intención del Gobierno andaluz de beneficiar «a los que peor lo han pasado» con la crisis, «sobre todo las clases medias, los trabajadores y aquellos que inviertan en Andalucía».

En una entrevista en Onda Cero, Díaz ha señalado que ha dado instrucciones a la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, para que se alcance el pacto y cumplir así su compromiso de investidura, aunque ha reconocido que los criterios de aplicación de la regla de gasto del Gobierno central «me lo están poniendo difícil».

La presidenta andaluza también se ha referido al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en la comunidad, sobre el que ha indicado que es necesario «modular el desequilibrio que existe, que hace que muchas familias desistan de cobrar su herencia». Ha señalado que este asunto se abordará en un grupo de trabajo en el Parlamento autonómico, del que espera un acuerdo mayoritario de todas las fuerzas políticas que permita equilibrar esta tasa para la mayor parte de la población, «no para quitarle el impuesto a los más ricos, que no superan el 3%» de los habitantes de la comunidad.

Respecto a estas bajadas de impuestos, ha insistido en que «quiero que la gente tenga más renta, porque eso estimula el consumo y así se crea empleo, pero que eso no repercuta en los ingresos públicos para que no haya recortes en educación y sanidad». Para asegurar el sostenimiento de los servicios públicos, Susana Díaz ha destacado la importancia de combatir el fraude fiscal y abordar un cambio en el sistema de financiación de las comunidades autónomas, como ha pedido reiteradamente la Junta de Andalucía, ya que con el actual «se nos castiga permanentemente en nuestros ingresos».