Mina.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Mina.
Mina.

Redacción. La pasada legislatura en la comunidad autónoma marcó un «hito» en lo que ha política minera se refiere con la salida a concurso de más de 1.000 derechos mineros distribuidos sobre unas 250.000 hectáreas. De este total 187 correspondían a la provincia de Córdoba, lo que supone una clara apuesta de la Junta por este sector ofreciendo a las empresas interesadas la posibilidad futura de activar la minería con la implantación de nuevas explotaciones convirtiendo la minería en un sector potente, pujante y con fuerza haciendo una planificación acorde con el subsuelo rico que tenemos y con la capacidad de crecimiento y de generación de empleo que hay en torno a la minería.

Los derechos mineros que salieron a concurso abarcan principalmente a municipios de la provincia ubicados en el norte de Córdoba, en las comarcas de Guadiato y Los Pedroches y algunos en la campiña y el sur. Las localidades de afectación son Espiel, Villaharta, Belmez, Villanueva del Rey, Conquista, Villanueva de Córdoba, Torrecampo, Hornachuelos, Fuente Obejuna, Aguilar de la Frontera, Montilla, Priego de Córdoba, Puente Genil, Villaviciosa, Lucena, Cabra y Rute.

En cuanto a las sustancias hay una gran variedad; Hulla, níquel, arcilla, sal gema, barita, casiterita, cuarzo, caliza marmórea, hierro, dolomía, yeso y roca ornamental.

En la actualidad hay en la provincia de Córdoba cerca de 2.000 derechos mineros, y la intención de la Delegación Territorial es caducar y declarar francos y registrables todos aquellos que no estén activos. De esta forma se conseguirá que la mayor parte del territorio esté libre y ofrecer la posibilidad de que empresas del sector puedan iniciar su actividad facilitándoles acceso a esto terrenos.

En este ámbito la Junta ha puesto en marcha la creación del Portal Andaluz de la Minería, herramienta “sin precedentes” en España que el Gobierno andaluz ha puesto a disposición del sector y que en sus dos años de historia ha registrado casi 210.000 visitas, procedentes de más de 100 países. Así mismo otra actuación importante ha sido la actualización e incremento del patrimonio cartográfico andaluz, gracias a un acuerdo con el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), así como los diferentes proyectos de restauración que se han llevado a cabo en distintas provincias, generándose repercusiones en seguridad minera y en el empleo local.

En Andalucía durante el periodo 2012-2015 la actividad minera, en concreto el subsector metálico, ha experimentado una transformación definitiva en todos los aspectos que le competen: desde el conocimiento y reconocimiento de la ciudadanía, y del propio sector, hasta el impulso a la investigación y la reapertura de nuevos yacimientos con plenas garantías sociales, laborales y ambientales.