comedor escolar
El refuerzo de comidas en verano está incluido en el Decreto de Inclusión a través del Empleo y Medidas Extraordinarias de Solidaridad del Gobierno andaluz.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

comedor escolar
El refuerzo de comidas en verano está incluido en el Decreto de Inclusión a través del Empleo y Medidas Extraordinarias de Solidaridad del Gobierno andaluz.

Redacción. Unos 80 menores se están beneficiando del refuerzo de las comidas durante la época estival a través de la escuela de verano de Baena, que gestiona la entidad Baena Solidaria, y que se está desarrollando durante estos días, según ha informado la delegada del Gobierno, Rafi Crespín. En la provincia de Córdoba funcionan siete escuelas de verano, en las que participan unos 500 niños y niñas.

Rafi Crespín ha destacado que para este refuerzo alimentario, “la Junta de Andalucía destinará un presupuesto de 150.000 euros a la provincia de Córdoba”. De las siete escuelas que se están desarrollando en estos momentos, cuatro escuelas se ubican en Córdoba capital, gestionadas por la Asociación para la Defensa Social de Adolescentes y Menores y la Fundación Guadalquivir Futuro, y otras tres en los municipios de Baena, (gestionado por la Asociación Baena Solidaria), Puente Genil (Asociación para la Defensa Social de Adolescentes y Menores) y Palma del Río (Asociación Palmeña de Ayuda al Drogodependiente “Guadalquivir”).

Concretamente en Baena, la Junta lleva tres años subvencionando a esta entidad para lo que ha destinado un presupuesto de 54.400 euros, que ha permitido atender en este periodo a 210 menores. A través de la escuela de verano, los asistentes participan de un programa de actividades y alimentación. Así, desde el 1 de julio al 31 de agosto se atiende a 80 niños de 3 a 16 años, con los que se desarrollan actividades socioeducativas complementarias y se les facilita el desayuno, la comida y la merienda. El horario es de 9 a 14h en el centro de San Pedro u otras instalaciones complementarias y de 13,30 a 15,00 se come en el colegio.

Las actividades se desarrollan en distintos lugares: actividades lúdicas en la sede de Cruz Roja (jardines), curso de natación en la piscina cubierta municipal y apoyo escolar en el Centro Social San Pedro. Además, los grupos van rotando por las distintas actividades.

Decreto de Inclusión. Según Crespín “el desarrollo de estas escuelas de verano no sería posible sin la gran labor que realizan estas entidades”. La delegada del Gobierno ha recordado que esta iniciativa es una de las medidas relacionadas con la alimentación que incluye el Decreto de Inclusión a través del Empleo y Medidas Extraordinarias de Solidaridad, aprobado por el Gobierno andaluz para “atender las necesidades básicas de la ciudadanía, sobre todo de los colectivos más vulnerables”.

El refuerzo en la alimentación infantil con tres comidas en los colegios públicos (Infantil y Primaria), así como en las escuelas de verano durante el período vacacional, el refuerzo del Programa Bonificado del Servicio de Comedor de los Centros de Participación Activa y el catering a domicilio para personas mayores, son algunas de las medidas desarrolladas en el nuevo decreto. En total, a través de esta convocatoria publicada el pasado el 12 de marzo, la Junta invierte en estas medidas de la red de solidaridad y garantía alimentaria 5,3 millones de euros.

Asimismo, el Gobierno andaluz mantendrá para el curso 2015-2016 el refuerzo en la alimentación infantil con tres comidas en los colegios públicos del que en este curso se han beneficiando 24.479 menores en 1.321 centros. Y además, estás actuaciones se complementan con el Programa de Ayudas Económicas Familiares. La Junta destina casi 6 millones de ayudas este año dirigidas a la atención de las necesidades más básicas de menores de aquellas familias que se encuentran en situación de dificultad. En 2014 se beneficiaron de estas ayudas un total de 14.898 familias y 27.526 menores.

Las ayudas económicas familiares se definen como prestaciones temporales, de carácter preventivo, que se conceden a las familias para la atención de necesidades básicas de los menores a su cargo, especialmente de crianza y alimentación, cuando carecen de recursos económicos suficientes para ello.