Arturo Falcón durante la entrevista.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Arturo Falcón durante la entrevista.
Arturo Falcón durante la entrevista.

Patricia Monterroso. Cada verano llegan hasta nuestra provincia niños procedentes del Sáhara buscando cariño entre las familias cordobesas que abren sus casas y, sobre todo, su corazón. Es gracias al programa Vacaciones en Paz, de la Asociación Cordobesa Amistad con los Niños Saharauis. Su presidente es Arturo Falcón, con quien Córdoba Buenas Noticias pudo hablar este miércoles, 8 de julio, día en el que llegó el último grupo de saharauis del verano 2015 a nuestra provincia.

– ¿Cómo ha sido este año la llegada de esos niños Arturo?

– Hoy (por ayer -miércoles 8 de julio-) ha llegado a Sevilla el último vuelo con niños saharauis que pasarán el verano con familias cordobesas. Han llegado en tres partidas, en la madrugada del 28 de junio, otra en la del 29 y este miércoles.

Las familias saharauis llevan 40 años en el desierto del Tinduf (término de Argelia), desde que España abandonara su provincia del Sáhara – recordar que todos los saharauis tenían DNI español- y la entregara a Marruecos quien la ocuparía militarmente. Ante la ocupación, estas personas tuvieran que huir hacia a Argelia, país que los acogió y les cedió el espacio para que montaran su campamento.

Vacaciones en Paz lo que pretende principalmente es sacar a los niños de allí, donde viven en condiciones extremas pues, por poner un ejemplo, hoy puede haber perfectamente hasta 53 grados; darles atención sanitaria; ofrecerles la oportunidad de aprender el idioma y darles una buena alimentación. Cualquier familia de acogida, sea cual sea su economía, podrá darles una mejor alimentación de la que ellos tienen en el Tinduf.

– Y cuándo llegue el último día y tengan que volver a su casa, a su realidad…

– Los niños tienen un retorno muy bonito porque ellos no quieren quedarse, quieren irse. Ellos se van contentos porque vuelven a casa con su familia y, además, tienen la suerte de volver un poquito cargaditos, con sus mochilas llenas de cosas y, algunos, con su dinerito. Si un niño lleva 100 o 150 euros, su familia tiene dinero para comprar durante seis meses carne, verduras y fruta. Ellos tienen racionamientos pero hay productos que no se les administra, sobre todo carne, verdura y fruta, que tienen que comprarla. Ellos allí, con nada, tienen para mucho.

Niños saharauis durante sus vacaciones en paz
Niños saharauis durante sus vacaciones en paz

– Esto sería imposible sin las familias de acogida.

– Por supuesto, esto sería imposible sin ellos y yo quiero darles las gracias porque meter un niño extraño en casa puede causar un movimiento desconocido. Pero decirles que estos niños tendrán que recibir el mismo trato que dan a sus hijos, si los tienen. No tienen que ser más concesivos porque eso puede crear un problema en la familia. Pero si no hay familias, no hay proyecto, y es un proyecto muy bonito.

La asociación cordobesa se fundó en 1994 y yo fui un socio fundador. En el reparto de aquellos primeros niños que vinieron me tocó una niña y, hoy, esa niña que tiene ya 29 años, está conmigo en casa. Hizo sus estudios en la universidad de Argel y cuando terminó se vino conmigo a casa y eso es lo más bonito que yo tengo.

– ¿Qué requisitos debe cumplir la familia que quiera acoger un niño saharaui?

– No hay nada especial. Solo pedimos una unidad familiar aunque incluso personas individuales pueden acogerlos siempre que tengan tiempo de atenderlos. Solo deben rellenar un formulario de solicitud, se envía una copia a la Junta de Andalucía y si no hay antecedentes de ningún tipo ni solicitud de adopción, siempre que no superen los 65 años, pueden acoger.

Recepción en Diputación de los niños saharauis este verano 2015
Recepción en Diputación de los niños saharauis este verano 2015

– ¿Que otros proyectos tiene la asociación?

– Además de Vacaciones en Paz tenemos proyectos de recogida de alimentos como es la Caravana por la paz que se hace a finales de año. Este año mandamos 52.000 kilos de alimentos, 10.000 más que el año pasado, aunque ha bajado bastante la cantidad de alimentos que se recogen porque aquí también hay necesidades.

También tenemos proyectos de minas anti personas porque en la frontera que tiene Marruecos con el pueblo saharaui tienen instaladas minas, más de un millón, y cuando un niño se acerca pueden explotar. Así que hay personas mutiladas, afectadas por minas anti personas, a las que se ayuda gracias a un proyecto de la Diputación de Córdoba.

Arturo Falcón fue socio fundador de la asociación en 1994
Arturo Falcón fue socio fundador de la asociación en 1994

Por otro lado hay un proyecto deportivo para ayudar a aquellos niños que a partir de los 14 años no tienen nada que hacer allí porque terminan sus estudios y solo algunos pueden irse a Argelia a estudiar, gratis por cierto. Así, con este proyecto se estimula a estos niños con una escuela deportiva de baloncesto, voleibol, fútbol, etcétera.

También se ha llevado a cabo tareas de recogida de residuos gracias a aportaciones de algunos municipios cordobeses que han donado algunas partidas para tal fin.

– Y, Arturo, ¿no es agotadora esa labor continua luchando por una causa que parece no tener fin?

– No. Además contamos con muchos factores a favor. Tenemos instituciones que nos apoyan como el Ayuntamiento de Córdoba, la Diputación de Córdoba, la Fundación Cajasur, ayuntamientos de la provincia que van sumando… También hay empresas colaboradores como el Hospital Arruzafa que revisa a todos los niños y opera de lo que haga falta. Tenemos también la colaboración de clínica bucodental, gafas gratis… un montón de empresas que se suman a este proyecto y ayudan. Las subvenciones se recortaron hace unos años y hay familias que han soportado los costes del avión. Nosotros les damos medios como rifas, venta de productos, cajas de donación que tenemos repartidas… pero además hay familias que dan dinero para esos aviones, que este año nos costarán 90.000 euros, más autocares y otros gastos. Pero salimos adelante. Lo que hace falta es que sigamos teniendo familias porque mientras las haya, el proyecto seguirá saliendo adelante.

Los niños saharauis pasaron por el Parque de Bomberos de La Carlota
Los niños saharauis pasaron por el Parque de Bomberos de La Carlota

Una vez que los niños saharauis llegan a la provincia de Córdoba se les organizan actividades para que las realicen todos juntos y mantengan el contacto entre ellos. Ese fue el caso de la parada que hicieron este miércoles 8 de julio en el Parque de Bomberos de La Carlota, tras la llegada a Sevilla de los últimos tres niños que forman parte de Vacaciones en Paz 2015. Allí,  el equipo de bomberos realizó la entrega simbólica de los fondos recaudados a través del calendario benéfico realizado por los propios bomberos, con la colaboración de la Diputación de Córdoba al tiempo que disfrutaron de una experiencia, seguro inolvidable para ellos.