Chano y Josele presentan su disco en el marco del Festival de la Guitarra de Córdoba.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Chano y Josele presentan su disco en el marco del Festival de la Guitarra de Córdoba.
Chano y Josele presentan su disco en el marco del Festival de la Guitarra de Córdoba.

Redacción. El pianista Chano Domínguez (Cádiz, 1960) y el guitarrista Niño Josele (Almería, 1974) presentan en el Gran Teatro (22:00 horas) su disco Chano & Josele, un trabajo producido por Fernando Trueba, empeñado, como confeso admirador, en reunir a estos dos músicos que han bebido del flamenco y se han empapado en jazz. No es la primera pareja musical formada por el cineasta y productor discográfico: ahí están Diego El Cigala y Bebo Valdés y aquellas Lágrimas negras que se convertirían en un fenómeno internacional.

Chano, que primero militó en el denominado rock andaluz con el grupo Cai y después se fue adentrando en el jazz con Hiscadix, heredó de su padre la afición al flamenco; tanto es así que en la actualidad puede decirse que es el músico que tiene mayor fama por combinar ambos estilos. Josele, por su parte, descendiente de tocaores y cantaores, a quien su padre le puso una guitarra entre las manos con sólo seis años, ya andaba por los treinta cuando descubrió al pianista Bill Evans y entró de cabeza en el mundo del jazz para iniciar un aprendizaje que le ha llevado a tocar con figuras de la talla de Phil Woods, Chick Corea o Marc Johnson.

Se nota que Trueba es el alma máter de Chano & Josele en la selección de los once temas incluidos en el disco. Así, el pianista y el guitarrista hacen versiones de grandes temas de la música brasileña, como Luiza, de Antonio Carlos Jobim; Rosa, (Pixinguinha), u Olha Maria, (Antonio Carlos Jobim, Vinicius de Moraes y Chico Buarque), pasando por Two for the road, pieza que compuso Henri Mancini para una película de los sesenta; Because, de John Lenon y Paul McCartney o Django, del pianista de jazz John Lewis, fundador del Modern Jazz Quartet. Pero también hay sitio para las creaciones propias: Niño Josele toca Alma de mujer, obra de Chano Domínguez, en solitario con su guitarra -”es una canción que he tocado durante 20 años y en la guitarra de Josele para mí se convirtió en poesía” dice su autor-, y el pianista gaditano interpreta ¿Es esto una bulería?, pieza que lleva la firma del guitarrista de Almería, para quien el tema “se ha enriquecido mucho más, porque una guitarra tiene sólo seis cuerdas, imaginaos al piano cómo suena algo que además se ha hecho con mucho cariño”.

Ambos aseguran que no les resulta nada difícil tocar juntos ya que “con Trueba es muy fácil trabajar” y además comparten lo esencial, “un territorio común muy amplio: el amor a la música, al jazz y el código flamenco, y eso lleva a un entendimiento muy bueno, estamos muy acoplados”, afirman los dos músicos.

El virtuosismo de Chano Domínguez al piano ha quedado reflejado en numerosos discos de los cuales ha estado nominado a los Grammy Latinos en dos ocasiones: con Piano Ibérico y con Acoplados, trabajo que realizó junto a Martirio. En el año 2000 participa en el proyecto de Fernando Trueba Calle 54, junto a músicos como Tito Puente , Gato Barbieri, Chucho Valdés, Paquito D`Rivera…, un documental nominado a los Oscar y premio Goya al mejor sonido. Entre otros galardones, Chano resultó ganador de la IV edición de los Premios de la Música por Imán como mejor álbum de jazz. En 2013, su disco Flamenco Sketches fue nominado al mejor Disco Latin Jazz del Año.

Por su parte, Niño Josele ha actuado en multitud de países en compañía de los más grandes del flamenco. Compartió 6 años de gira con el mítico Paco de Lucía, y ha realizado giras con Enrique Morente, Jerry González, Javier Colina o Estrella Morente, y actuaciones con Chick Corea. La publicación de sus discos Paz (2006) y Española (2009) supone una inmersión en el jazz que le abre las puertas hacia nuevos horizontes musicales, enriquecedores del flamenco, en compañía de grandes maestros: Freddy Cole, Marc, Johnson, Joe Lovano, Tom Harrell y Phil Woods. Fue nominado a los Grammy Latinos en 2010 y 2012 por sus discos Española y El mar de mi ventana.