Cachorro de Yorkshire.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Cachorro de Yorkshire.
Cachorro de Yorkshire.

Redacción. Agentes de la Policía Nacional detuvieron en Córdoba, el pasado día 26 de junio a cinco personas, una de ellas menor de edad, como presuntas autoras de un delito de estafa cometido a través de Internet. Los arrestados ofertaban mascotas, concretamente perros de la raza Yorkshire, en diversos portales de anuncios de compraventa entre particulares por cantidades que podían llegar hasta los 400 euros, sumando un total defraudado de más de 8000 euros. Una vez que sus víctimas pagaban el dinero pactado mediante transferencia bancaria o giro postal perdían todo contacto con el vendedor, que no enviaban los animales a los compradores.

Las presentes detenciones han sido fruto de la investigación puesta en marcha a raíz de que los agentes tuvieran conocimiento de que unas personas se anunciaran como vendedores de perros Yorkshire, por todo el territorio nacional, sin que en ninguno de los casos se atendieran finalmente a los pedidos, siendo numerosas las personas estafadas, ya que las macotas se ofertaban a un precio muy por debajo de su valor real.

Igualmente en las distintas denuncias interpuestas por las víctimas alegaban que los presuntos vendedores no solo exigían el pago del animal en sí, sino que a posteriori les solicitaban otras cantidades en conceptos tales como vacunas, chip o desparasitaciones. Este dinero era abonado en casi todos los casos por los compradores a pesar de ya haber realizado el ingreso previo por la cantidad acordada por la compra del animal, dándose la particularidad de que en todos los casos la cuantía total a estafar no superaba nunca los 400 euros, todo ello con la única finalidad de no generar un delito.

El modus operandi utilizado por los ahora detenidos consistía en contactar a través de Internet con numerosos interesados, con quienes mantenían las posteriores negociaciones a través de correo electrónico o teléfono. Al objeto de evitar que posibles nuevos compradores les vincularan con anteriores estafas no dudaban en cambiar con una frecuencia periódica las direcciones de correo o los números de teléfono.

Para que su engaño resultara más creíble se mostraban como experimentados criadores de perros y ofrecían todo tipo de garantías y explicaciones. Después acordaban el pago de una señal previa o el total de la cantidad pactada, que debían hacer efectiva mediante transferencias bancarias o giros postales, de este modo dificultaban el rastreo de sus actividades ilícitas.

Finalmente los agentes lograron identificar y localizar a los presuntos estafadores, un total de cinco personas, a las que hasta el momento se les ha podido vincular con la comisión de más de 30 hechos en toda la geografía española por cantidades que iban desde los 90 hasta los 400 euros, por lo que el importe total de lo defraudado asciende a más de 8000 euros.