Intervención artística de Teto Lagos y Adrián Mamberto, en el Patio de entrada al Museo de Bellas Artes bajo el título Julio Romero de Torres. "Duendes de vuelta" en cobre.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Intervención artística de Teto Lagos y Adrián Mamberto, en el Patio de entrada al Museo de Bellas Artes bajo el título Julio Romero de Torres. "Duendes de vuelta" en cobre.
Intervención artística de Teto Lagos y Adrián Mamberto, en el Patio de entrada al Museo de Bellas Artes bajo el título Julio Romero de Torres. «Duendes de vuelta» en cobre.

Redacción. El Museo de Bellas Artes ofrece una amplia oferta de actividades con motivo de las fiestas de mayo en Córdoba. En primer lugar, en el patio principal, la intervención de los artistas uruguayos Teto Lagos y Adrián Mamberto, titulada Julio Romero de Torres. “Duendes de vuelta” en cobre, estará abierta hasta el 14 de junio. Utilizando la plancha de cobre manipulada como soporte fundamental de la creación, estos artistas proponen un enfrentamiento con Julio Romero a través de las miradas, recuerdos y tópicos que han podido percibir durante sus distintas visitas a la ciudad. Son ocho obras en las que el cobre se alterna y se conjuga con telas antiguas de diferentes calidades y épocas.

Con motivo de esta exposición, el martes 12, tras la conferencia del ciclo El artista presenta su obra, que tendrá como protagonista a Paco Ariza, el grupo sueco Opera Strad, compuesto por cinco miembros de la Ópera de Gotemburgo, llevará a cabo una actuación basada en ‘La criada patrona’, de Giovanni Battista Pergolesi, compuesta en 1733. A continuación, se servirá una copa de vino, gentileza del Consejo Regulador Montilla-Moriles.

Por otra parte, en el Patio de la casa de la Familia Romero de Torres, se exponen fotografías del artista en su estudio madrileño, cedidas por la Agencia Efe, y ocho piezas arqueológicas del siglo X procedentes de la Colección Romero de Torres, pertenecientes a la Junta de Andalucía. Estas obras que se exponen con motivo del 1.100 aniversario del nacimiento del califa Al-Haken II. Son capiteles, basas de Medina Azahara, un reposadero de tinajas, una viga de la Mezquita y la importe inscripción de Hativa, que en su tiempo fue propiedad de Rafael Ramírez de Arellano y publicó Rodrigo Amador de los Ríos.

Dentro del Museo, en la Sala de Dibujos y Estampas, se encuentra la muestra La seducción del peinado. Mujer, Moda e Identidad, que estará abierta hasta el 29 de noviembre. Son diecinueve dibujos, la mayoría del pintor Luis Bea Pelayo (Madrid, 1878– 1963), que entre 1948 y 1962 donó una importante colección de su propiedad al Museo con la denominación Colección Bellamar, y tres grabados de artistas tan importantes como Ricardo Baroja o tan desconocidos como María Cardona.

Esta exposición pretende mostrar el paralelismo existente entre la evolución del peinado femenino y los avances en la conquista de los derechos de la mujer durante la primera mitad del siglo XX, con el peinado, que ha sido siempre un elemento de distinción y diferenciación social, como hilo conductor.