Las jugadoras celebran la victoria

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Las jugadoras celebran la victoria
Las jugadoras celebran la victoria
Redacción. Por un momento, se suspendió todo en La Fuensanta. Frente a frente Carlota Rubio y Amparo, un gol, la gloria; un fallo o parada, la pedrea. Todo era para el Adesal, puesto que el Canyamelar, en teoría, debía hacer los pronósticos en casa del colista. Y ese silencio se convirtió en concentración y esa concentración en efectividad. Porque la maña marcó e hizo mejor el trabajo de todas y cada una de sus compañeras. Y, por ende, el de Isa Moreno.

Aunque si hay que poner un nombre propio sobre la mesa, ése es el de Masha Boklashchuk. La ucrania dio un recital de juego, sacrificio y pundonor hasta el punto de que estuvo en la jugada clave cuando corrió a por un balón y fue objeto de un empujón de Mireia Payá. Siete metros que dieron paso a la gloria, efímera gloria, del Adesal. Porque pese a la victoria, la salvación sigue muy lejos y prácticamente no hay margen de maniobra. Pero queda el orgullo. Y de eso le sobra al Adesal.

Canyamelar tenía la idea de llevarse el partido por la vía rápida. Así, salió con todo y eso significa contar con tres de las jugadoras más resolutivas de la Liga como Payá, Alonso y Segura. De hecho, la extremo izquierdo abrió el partido con un gol y poco después llegó otro. Pero, lejos de hundirse, el Adesal mostró ese brío que ya tuvo a bien exhibir en Alcobendas y pasito a pasito se fue haciendo al partido. Su defensa 5-1 se fue ajustando y sirvió para que la ucrania Masha Boklashchuk empezara su recital goleador con acciones rápidas en contragolpe. No es que el Adesal se distanciara, pero sí llevaba la voz cantante en el partido. A eso se sumaron acciones de mérito de la portera Mar Sobrino. Así las fuensantinas llegaron a tener hasta dos goles de ventaja que pudieron ser tres, pero se estrelló un balón en la madera y eso dio vida al Canyamelar para empatar el partido a 11. Al menos, se vio a un equipo concentrado que hasta llegó a minimizar las situaciones de inferioridad que se le presentaron durante la primera parte.

Una vez repuesto, el Adesal volvió a crecer en el partido y tomó una ligera renta de dos goles camino del descanso, siendo el último sobre el sonido del claxon con un contragolpe ejecutado por la mujer de la primera parte: Masha. Por cierto, que también se registró el debut (o regreso) de Azahara Barea.

Con esa ventaja, y un balón de salida, el Adesal dejó escapar varias opciones de marcharse en el marcador por tres tantos. Había sido la sentencia para un Canyamelar que esperaba otro tipo de tarde en Córdoba. Sin embargo, las valencianas echaron mano de su calidad y Patricia Alonso y Sheila Segura dejaron por momentos sus respectivos sellos para evitar que el Adesal volviera a reencontrarse con la victoria. Pero lo del Adesal fue un ejercicio de fe. Masha, mermada, siguió y eso se vio en el resto. Meriem paraba, Yacaira hacía bricolaje en el área rival y Carlota enviaba misiles. En esa fase, reapareció Ángela Ruiz, uno de esos talentos que se fabrican en casa. Todo valía para ganar un partido en el que a falta de 10 minutos todo estaba por jugarse con un incierto empate a 20. Incluso el Canyamelar se puso por delante, pero las fuensantinas reaccionaron para ponerse por delante en el marcador.

Eso sí, entraron en el último minuto defendiendo lo que pudo ser el 23-24. Pero no. Por fin, les correspondía una proporción de esa suerte que se les escapó ante el Granollers o Castelldefels. Un balón de “qb” para Masha, un empujón y Carlota en siete metros: el resto ya se sabe. Gol, dos puntos y hacer ver que este equipo tiene de comparsa su lado serio. Tal vez, si no se es andaluz esta expresión será difícil de comprenderse.

Ficha técnica:

Adesal, 24: Mar Sobrino; Lulú Dascalu, Arantxa Hernández (1), Ami Izak (2), Carlota Rubio (8), Masha Boklashchuk (9) y Yacaira Tejeda (2) –siete inicial-, Meriem, Alba Sánchez (2), Azahara Barea y Ángela Ruiz.

Canyamelar, 23: Amparo, Payá (3), Morell (3), Segura (3), Alonso (6), Herreros (2) y Cañavera (3) –siete inicial- Laura, Patricia , Descalzo, Bravo, Esterri (2) y Amo (1).

Árbitros: Molina y Molina. Descalificaron en el minuto 60 a Mireia Payá. Excluyeron a Masha Boklashchuk, Alba Sánchez, Amit Izak, Arantxa Hernández, por las locales; y a Patricia, Descalzo, Alonso, por las visitantes

Parciales: 3-3, 5-5, 7-7, 8-8, 11-10, 13-11 (descanso), 15-14, 16-15, 17-16, 19-18, 20-19, 21-21 y 24-23.

Incidencias: 200 espectadores en la Sala de La Fuensanta en el partido correspondiente a la vigésimo primera jornada de la División de Honor Femenina.